Aviación

EADS podría enfrentarse a una sanción de hasta 1.400 millones de euros por los retrasos del A400M

EADS, matriz de Airbus, podría enfrentarse a una sanción de hasta 1.400 millones de euros a causa de las penalizaciones por los retrasos que acumula el programa del avión militar A400M, incluso si los Estados clientes del programa se reafirman en su compromiso, según revela su informe anual.

Precisamente, EADS está negociando con estos siete países -Alemania, Francia, Reino Unido, España, Bélgica, Luxemburgo y Turquía-, integrados en la Cooperación Europea en materia de armamento (OCCAR), para evitar la cancelación de los 20 millones de euros proyectados a causa de las demoras, y de los que el grupo aeronáutico ya anunció que devolverá 5,7 millones de euros en concepto de anticipos.

El contrato vigente entre EADS y la OCCAR, firmado en mayo de 2003, por un valor de 20.000 millones de euros, incluía los pedidos de 180 aviones para su entrega en 2009 a la OCCAR, de los que hasta ahora se han efectuado un total de 192 A400M.

En virtud de este acuerdo, los Estados clientes sólo pueden cancelar todo el programa por unanimidad, pero recoge la posibilidad de que cada una de las naciones cancele sus pedidos una vez que el retraso acumulado supere los diez meses, como ya es el caso.

"Bajo el escenario actual del programa A400M, y teniendo en cuenta las sanciones de las cláusulas contractuales podría ser notificado un importe acumulado de 1.400 millones de euros, debido a los retrasos de más de 10 meses en la entrega de cada nave a partir del calendario original del contrato vigente", indica dicho informe anual.

EADS señala que esta cláusula de penalización podría aplicarse a un número "significativo" de aeronaves, teniendo en cuenta los actuales retrasos en las entregas de los aviones, algo que estará "sujeto a un futuro debate con los clientes".

Casi cuatro años de retraso

El programa del A400M acumula ya entre tres y cuatro años de retraso debido a unos problemas de desarrollo en sus motores. Desde el pasado mes de septiembre, EADS se ha visto obligada a aplazar el primer vuelo del A400M, debido a estos problemas con la propulsión del motor TP400 de la aeronave, -diseñado de forma conjunta por el grupo galo Snecma, Rolls Royce y la firma alemana MTU- y que, según Airbus, han retrasado el programa.

Los Estados clientes de Airbus, encabezados por Alemania y Francia, ya han acordado una moratoria de tres meses antes de decidir si cancelan definitivamente el proyecto del mayor avión de transporte estratégico fabricado por la industria europea de defensa y cuyo montaje final se realiza en la factoría de San Pablo (Sevilla).

Alemania y Gran Bretaña ya han amenazado con cancelar sus pedidos de 60 aviones y 25, respectivamente, de los 180 inicialmente solicitados.