Comparecencia

Almunia aboga por ampliar la vida laboral para garantizar las pensiones

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, anunció hoy que la estrategia europea para la lucha contra el envejecimiento de la población y el sostenimiento de los sistemas de pensiones en un horizonte a 2060 pasa por "promover el empleo", ampliando los periodos de vida laboral, y por establecer una "estrategia de recepción e integración" de los inmigrantes.

Durante su comparecencia ante la Comisión del Pacto de Toledo en el Congreso, Almunia desgranó las conclusiones del informe sobre pensiones que el Ejecutivo comunitario hará público mañana, y que ve necesaria una "renovación demográfica" en Europa, junto a una economía "más productiva y con mayor dinamismo" y la sostenibilidad de las cuentas públicas para garantizar los "niveles adecuados" de protección social.

Almunia alertó de que el envejecimiento demográfico restará un punto al PIB a partir de 2060, ya que "de seguir así las cosas" los niveles de empleo actuales "no van a seguir aumentando". Asimismo, advirtió de que la crisis "añade más dificultad" todavía a este panorama, ante la dificultad para cuantificar la duración de su impacto, si bien, éste ya es evidente.

"Hay un efecto directo de la crisis en el empleo que afecta a las cuentas públicas, que restringe el margen de maniobra, por lo que el impacto en el déficit es mayor", advirtió, aunque, en su opinión, una "recuperación en tiempo razonable" permitirá absorber el sobreendeudamiento generado.

El comisario europeo incidió en la necesidad de elevar el nivel de ocupación para la población activa mayor de 55 años, que en la actualidad es un 15% inferior a la media, y aplicar reformas también de los "sistemas de protección social", en particular de pensiones, sanidad y servicios sociales "para ponerlos en una senda de sostenibilidad".

Por este motivo, defendió la necesidad de elevar el tiempo de "participación en la vida laboral" de los ciudadanos, aunque mostró su preferencia por hacerlo a través de incentivos antes que retrasar la edad de jubilación, como ha hecho en Alemania.

España tardará "algo más" en salir de la crisis

Por otro lado, en declaraciones a los periodistas antes de intervenir ante la Comisión del Pacto de Toledo del Congreso de los Diputados, Almunia aseguró hoy que el "fuerte" ajuste en el sector de la vivienda que sufre la economía española hará que España "tarde algo más en salir" de la crisis que otras economías europeas. Defendió que las previsiones que maneja la Bruselas son "relativamente similares" a las de otros organismos internacionales como el FMI, y no contemplan para España un perfil de recuperación sustancialmente diferente al resto de Estados europeos.

Por otro lado, Almunia ha descartado la deflación en España y en el resto de Europa a pesar de que la tasa de inflación seguirá siendo negativa hasta finales de 2009.

Asimismo, aseguró que la nueva vicepresidenta económica, Elena Salgado, es una persona "extraordinariamente competente" y comprometida con el Pacto de Estabilidad Europeo, tal y como constató en la primera reunión que mantuvieron la semana pasada, pese a las afirmaciones vertidas por la sucesora de Pedro Solbes de que España cuenta con más "margen fiscal" para acometer nuevos planes de estímulo.

No obstante, recordó que los Veintisiete exigieron formalmente ayer a España que presente en Bruselas antes del 27 de octubre de este año un plan para corregir su déficit y situarlo de nuevo por debajo del límite del 3% sobre el PIB que establece el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC). Teniendo en cuenta la "grave recesión económica actual" y "la magnitud de la corrección presupuestaria necesaria", se da de plazo a las autoridades españolas hasta 2012 para completar la corrección.

"España tiene que corregir el desequilibrio presupuestario a medio plazo", incidió Almunia, si bien señaló que el horizonte de recuperación en 2010 obligará a ir retirando el estimulo y poniendo en marcha las actuaciones para corregir el desequilibrio fiscal que la recesión ha provocado en España y en todas las economías avanzadas.