Transportes

El Gobierno acepta estudiar una rebaja de la tasa de control de tráfico aéreo

Por primera vez desde que existe AENA, el Gobierno se declara dispuesto a bajar o, al menos, a congelar la tasa de control de tráfico aéreo. Fomento apoya la propuesta hecha por la vicepresidenta De la Vega en Baleares, pero quiere que el recorte se centre en los precios de navegación y no en las tasas de los servicios de los aeropuertos.

La vicepresidenta primera del Gobierno se comprometió hace una semana en Baleares a estudiar la revisión a la baja de las tasas aeroportuarias, justificando la medida por la situación de crisis aguda que sufre el sector de la aviación civil. La toma de postura deMaría Teresa Fernández de la Vega supone un cambio en la tradicional política de los gobiernos de las dos últimas décadas, desde que existe AENA.

Hasta ahora, cada año se han aplicado subidas para estos precios públicos en la mayoría de las ocasiones por encima del IPC. AENA ingresó en 2008 por tasas aeroportuarias 1.427 millones y por tasas de control de tráfico aéreo 1.192 millones.

De la Vega dijo que asumirá su compromiso "de manera inmediata", aún "sabiendo que no es un tema fácil". Fuentes cercanas al Gobierno señalaron que el ajuste de tasas afectará a las de control de tráfico aéreo.

El cambio de política anunciado por la vicepresidenta ha sido acogido con satisfacción por parte de la aerolíneas y del sector turístico. Sus patronales, Aceta y ALA, así como el lobby Exceltur, llevan años solicitando la moderación en la evolución de los precios aeroportuarios. Durante los últimos meses han hecho de esta medida su principal bandera como arma para luchar contra la crisis que viven ambos sectores.

Las declaraciones de Fernández de la Vega, sin embargo, fueron recibidas con cautela entre los responsables de empresas y departamentos de la administración que controlan los aeropuertos públicos y actúan como proveedores o reguladores en el sector de la aviación civil. Desde estas instancias, (que durante la pasada semana se encontraban en situación interina por el cambio del titular en el Ministerio de Fomento), se ha hecho circular estudios que demuestran que el aeropuerto de Madrid-Barajas es uno de losmás baratos entre los principales centros distribución de tráfico aéreo de Europa. Pero este análisis sólo se refiere a servicios aeroportuarios.

La nueva sensibilidad del Gobierno en cuanto a la política de tasas ha multiplicado los contactos entre los agentes empresariales afectados y la Administración. Fuentes conocedoras de esos contactos han señalado que ambas partes están de acuerdo en marcar diferencias claras entre dos tipos de precios públicos que se pagan en la actividad de la aviación civil. El primero de ellos, las tasas de aeropuertos, se considera que son competitivas en relación con las que se cobran en Europa. Por el contrato, las tasas de control de tráfico aéreo (cuyo principal componente de coste está en los sueldos del colectivo de controladores), son calificadas como "las más caras de la Unión Europea".

Según un estudio realizado por las patronales del sector aéreo, Aceta y ALA, los precios públicos que se pagan en aquellas operaciones en las que intervienen los controladores, la navegación en ruta y la aproximación, suponen respectivamente el 32% y el 9% del conjunto de las tasas. Los precios de los servicios de aeropuertos implican gastosmenores: pasajeros, 15%; seguridad, 5%; pasarelas, 7%.

El colectivo de controladores aéreos agrupados en el sindicato USCA rechaza la acusación de que sus sueldos sean los causantes de la elevada cuantía de las tasas de navegación. Explican que AENA se ha embarcado durante años en una política de promoción de aeropuertos de tráfico exiguo que convierten en escasamente productivo el trabajo de control de tráfico aéreo y aeroportuario que se asigna a estos centros.

Grecia suspende el cobro durante el verano

Los ministros de transportes y turismo de Grecia han anunciado la decisión del gobierno de aquel país de suspender durante los seis meses de la temporada alta, de abril a septiembre, el cobro de las tasas de despegue, aterrizaje y aparcamiento en la red de aeropuertos regionales. La medida pretende incentivar a los touroperadores europeos a dirigir sus expediciones hacia Grecia, ya que la medida permitirá que cada turista ahorre entre 10 y 12 euros. El estado griego, por su parte, dejará de recaudar unos ocho millones de euros este año.

La medida no afecta a la tasa denominada Airport Development Fund Tax, que asciende a 12 euros por pasajero de salida con destino UE y 22 euros por pasajero de salida con destino fuera del territorio comunitario. Tampoco se suspenden otras tarifas, como la de seguridad que es de 4,11 euros por pasajero. La tarifa de aterrizaje y aparcamiento, cuya cuantía es de entre 103 euros y 144 euros para una aeronave tipo A320, supone, considerando una configuración de dos clases y 150 pasajeros, con un factor de ocupación de del 80%, entre 0,85 euros y 1,2 euros por pasajero de salida. Gracia recibió el año pasado 17 millones de turistas extranjeros. El sector equivale al 18% de su PIB y emplea directamente a 900.000 personas de una población activa de 4,5 millones trabajadores.