Estrategia

Fiat siembra la confusión al mostrar interés también por Opel

Por la mañana, la prensa italiana y alemana aseguraban ayer que Fiat es uno de los dos candidatos que se han interesado por entrar en el capital de Opel, compañía que General Motors quiere segregar y abrir a inversores. Un portavoz del comité de empresa confirmó estas negociaciones, y añadió que los sindicatos se oponen a la entrada del grupo italiano.

A mediodía, durante la presentación trimestral de resultados, el consejero delegado, Sergio Marchionne, mantuvo el suspense limitándose a asegurar que no ha mantenido 'contactos directos' con GM. La estadounidense tampoco confirmó la existencia de negociaciones, aunque el diario Il Sole 24 Ore citó al responsable financiero, Ray Young, para confirmar la existencia de tales tratos.

Eso sí, el primer ejecutivo de la multinacional turinesa admitió que la empresa mantiene abiertos diversos frentes que pueden dar lugar a eventuales operaciones corporativas, y añadió que se ejecutarán 'de forma apropiada'.

Marchionne aseguró a finales del año pasado que tras la crisis habrá a lo sumo 'cinco o seis fabricantes', y que la compañía va a participar activamente en este proceso de consolidación. Dicho y hecho, Fiat ha alcanzado un principio de acuerdo para establecer una alianza con Chrysler, empresa que actualmente necesita de la respiración asistida del Gobierno de EE UU. Fiat tomará hasta un 35% del capital de la compañía estadounidense, si bien no prevé desembolsos dinerarios. Marchionne, en todo caso, aseguró ayer que Fiat no inyectará por ahora capital en Chrysler.

Y es que la crisis también ha afectado a la compañía italiana. Tras cinco años en beneficios, el consorcio registró unas pérdidas de 411 millones de euros en el trimestre, frente al beneficio de 427 millones del mismo periodo de 2008. La empresa prevé cerrar el año con un beneficio de más de 100 millones. Su liquidez, eso sí, aumentó en 1.200 millones hasta 5.100 millones desde el final del año pasado.

Estrategias

Chrysler podría instar la suspensión de pagos la próxima semana, según The New York Times. El Tesoro financiaría a la empresa durante este proceso y ya ha llegado a un acuerdo para proteger a los trabajadores. Las negociaciones con Fiat se suspenderían.