Medidas anticrisis

El Gobierno prepara una "herramienta" para ayudar a entidades con problemas

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, confirmó hoy que el Gobierno prepara una "herramienta excepcional" para ayudar a las entidades financieras con dificultades que se aplicaría si no funcionan las soluciones privadas o el uso del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, durante su intervención en la sesión de control al Ejecutivo celebrada hoy en el Congreso de los Diputados
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, durante su intervención en la sesión de control al Ejecutivo celebrada hoy en el Congreso de los Diputados

En su primera rueda de prensa como responsable de Economía, Salgado señaló que el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, le insistió en la conveniencia de crear este instrumento que se utilizaría en caso de que las dos primeras fases -la privada y la del FGD- no dieran resultado.

Añadió que el Gobierno se ha comprometido con el Banco de España a preparar esta nueva herramienta, que cuando se formule en una norma con rango de ley permitirá que en supuestos como en el de la intervención de Caja Castilla-La Mancha no sea necesario convocar un consejo extraordinario de ministros para que el Estado avale la financiación.

La ministra explicó, no obstante, que la elaboración de este nuevo instrumento está aún en una fase "un poco previa".

14.000 millones para ayuntamientos y pymes

También anunció que ha presentado dos nuevas medidas, que el Consejo de Ministros aprobará mañana mediante un real decreto-ley, que aportarán hasta 14.000 millones de euros a los ayuntamientos y entidades locales para pagar las deudas pendientes que mantienen con empresas y autónomos, con el fin de aliviar los problemas de liquidez de este colectivo.

Por un lado, el real decreto ley permitirá a los ayuntamientos realizar operaciones de endeudamiento para financiar su déficit de tesorería a 31 de diciembre de 2008, incluyendo las facturas pendientes con empresas y autónomos.

Además, el Gobierno articulará a través del ICO la inmediata puesta en marcha de una nueva línea de crédito para avalar por un importe máximo de 3.000 millones a las empresas y autónomos con deudas pendientes de pago por parte de los ayuntamientos. En total, las dos medidas supondrán una inyección de liquidez de 14.000 millones de euros.

El objetivo de ambas es, según Salgado, subsanar lo antes posible y de forma ágil los problemas de liquidez de las empresas y de los autónomos. Además, añadió que esta inyección de liquidez favorecerá la reactivación de la actividad económica para las empresas con este problema.