La city

'Yo pongo el dinero y usted compra'

La situación del sector bancario en la etapa postburbuja inmobiliaria conduce a algunas aparentes paradojas: con una mano los bancos venden oficinas y con la otra se quedan con pisos que el promotor no puede vender. La segunda parte es comprensible, pero en la primera algo falla en la ecuación. Los bancos venden, sí, pero, ¿quién y por qué compra? En realidad, se trata de ventas sui generis. El banco o caja se deshace del local, pero en muchos casos lo mantiene ocupado mediante un contrato de alquiler con el nuevo propietario, quizá con compromiso de recompra. Y, lo que es más importante, con financiación de la propia entidad para la operación. Un negocio posiblemente redondo para alguien que, al fin y al cabo, acaba convertido en agradecido pero necesario intermediario entre la distintas partes del balance de otro.