Descenso

El beneficio de GE cae un 35%, menos de lo previsto

El beneficio de General Electric en el primer trimestre cayó menos que lo estimado por los analistas debido a que la demanda de equipos de energía y de motores de aviones mitigó los efectos de las pérdidas inmobiliarias y la creciente morosidad de los créditos al consumo en la filial de servicios financieros GE Capital.

El beneficio de las operaciones continuadas cayó un 35%, hasta 2.830 millones de dólares (2.170 millones de euros)

El resultado de GE Capital bajó y la recesión redujo la demanda de equipos clínicos y la publicidad de NBC Universal. Las ganancias subieron un 19% en la filial de energía y un 6% en GE Technology Infrastructure, que incluye el negocio de motores para la aviación.

Según los analistas, la evolución de los pedidos y la cartera se comportaron de forma positiva 'a pesar de los menores ingresos y la calidad irregular de los beneficios'. 1.200 millones de dólares de los resultados correspondían a beneficios fiscales en GE Capital. Los analistas reconocieron que el buen comportamiento de los pedidos es síntoma de la buena marcha del negocio industrial y del repunte de la demanda.

Previsiones

Los resultados eran muy esperados porque Jeffrey Immelt, primer ejecutivo del grupo, había realizado una revisión a la baja de la previsión de resultados anuales y había alertado del descenso en los resultados trimestrales.

'El entorno mundial sigue siendo problemático', dijo Immelt a los inversores en una teleconferencia. 'Aunque estamos viendo algunos indicadores positivos a nivel global, continuamos siendo cautos y seguimos a salvo y seguro'.

La cifra de ingresos ha caído el 9%, hasta situarse en 38.400 millones de dólares, unos 29.439 millones de euros.