Informe

La CNMV ve necesarios requisitos de transparencia en los mercados de renta fija y derivados

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) aboga por la introducción de requisitos de transparencia, de forma coordinada, en los mercados relevantes de renta fija y derivados, ante la existencia de fallos de mercado.

En un informe sobre 'Los mercados de valores y sus agentes: situación y perspectivas", el organismo presidido por Julio Segura considera que existen elementos de "valoración suficientes" para concluir que hay fallos de mercado en el ámbito de la transparencia de los mercados financieros distintos de acciones.

"Específicamente, no puede negarse la asimetría informativa existente entre los grandes participantes y los inversores minoristas. De este modo, debe considerarse la introducción, de manera coordinada, de medidas que supongan requisitos de transparencia sobre los términos de las transacciones realizadas en los mercados de bonos y derivados relevantes", indica.

El regulador bursátil destaca que la crisis financiera ha puesto de manifiesto deficiencias de información en los mercados de deuda, especialmente de productos estructurados, por lo que considera que debe producirse una revisión de la regulación existente en materia en el ámbito europeo.

Respecto a la volatilidad del mercado y las condiciones de liquidez, constata que han ofrecido "recientemente ciertas señales de normalización". Así, el Ibex 35 registró en 2008 una caída del 39,4%, mientras que en los primeros meses de 2009, hasta el 13 de marzo, acumulaba una caída trimestral del 19,2%.

Sobre las ventas en corto, recuerda que mientras que en los primeros meses del año los supervisores europeos y norteamericanos han suavizado las medidas adoptadas al respecto en septiembre de 2008, la CNMV ha reforzado la vigilancia del cumplimiento de la normativa que prohíbe las ventas en corto descubiertas para cualquier tipo de valor cotizado y que mantiene la obligación de desvelar posiciones cortas netas sobre valores financieros que supongan más de un 0,25% de la capitalización bursátil.