Tarjetas bancarias

MasterCard cree que las comisiones pactadas con Bruselas son demasiado bajas

MasterCard dijo hoy que el nivel de comisiones pactado hoy con la Comisión para las compras transfronterizas con tarjetas de crédito o de débito es demasiado bajo y anunció que por este motivo seguirá adelante con el recurso que planteó ante el Tribunal de Primera Instancia de la UE contra la decisión de diciembre de 2007 de Bruselas de declarar ilegales sus anteriores tasas multilaterales de intercambio (TMI).

El Ejecutivo comunitario dio este miércoles por bueno el compromiso de MasterCard de rebajar estas comisiones y de abolir las recientes subidas de gastos del sistema y anunció que no seguirá adelante con el expediente sancionador contra la compañía. A partir de julio, las comisiones medias de MasterCard se situarán en un máximo del 0,30% por transacción para las tarjetas de crédito particulares y de 0,20% por transacción para las de débito. En 2007, estas tasas estaban entre el 0,80% y el 1,90% para las tarjetas MasterCard, y entre el 0,40% y el 0,75% para las Maestro.

La compañía se felicitó por el hecho de que la Comisión haya reconocido la legitimidad de las tasas multilaterales de intercambio, pero dejó claro que el acuerdo es provisional porque a su juicio los límites pactados son demasiado bajos. "Creemos que este nivel no es el adecuado para sostener una competencia fuerte en la industria de pagos europea o para estimular la inversión y la innovación", dijo el presidente de MasterCard Europe, Javier Pérez, en un comunicado.

"Ese es el motivo por el que estas tasas son sólo provisionales y por el que seguiremos adelante con nuestro recurso ante el Tribunal de Primera Instancia de la UE", resaltó.

"También pensamos que estas comisiones de intercambio provisionales subestiman significativamente los beneficios para los comercios de aceptar pagos con tarjetas, como una garantía de pago y ventas más altas que con efectivo. La experiencia ha demostrado que cuando las tasas de intercambio se rebajan artificialmente sin reflejar los beneficios de las tarjetas de pago para todos los participantes en el sistema, el resultado es un aumento de los costes y menos beneficios para los titulares de las tarjetas", aseguró el presidente de MasterCard Europe.