Crisis financiera

México pide al FMI una línea de crédito de 47.000 millones de dólares

El gobierno mexicano pidió al Fondo Monetario Internacional una línea de crédito de contingencia, con vigencia de un año, por unos 47.000 millones de dólares, informaron hoy el Banco de México y el Gobierno.

El emisor mexicano y la Secretaría de Hacienda, que integran la llamada Comisión de Cambios, explicaron que la línea de crédito, que no necesariamente debe ser usada y que forma parte del programa de Línea de Crédito Flexible del FMI, tiene como fin "apoyar el empleo, el acceso de las empresas y hogares al crédito, la estabilidad económica y el crecimiento".

El 24 de marzo, el FMI aprobó la creación de una Línea de Crédito Flexible mediante la cual los países interesados puedan solicitar préstamos más fácilmente sin tener que responder a los exigentes requisitos del Fondo.

Esos recursos, que no están sujetos a condición alguna, están disponibles para países con cimientos económicos sólidos y tienen condiciones de coste muy favorables.

La Comisión de Cambios explicó que dada la "naturaleza preventiva de este instrumento, las autoridades financieras no tienen la intención de utilizar dichos recursos".

Sin embargo, precisó que las autoridades mexicanas podrán utilizar esa línea de crédito "a discreción", ya sea en su totalidad, de una sola vez o bien en varios desembolsos, en caso de que llegaran a necesitarlo.

"El costo para México de tener abierta esta línea de crédito es muy bajo en comparación con otras alternativas para incrementar los recursos disponibles en las reservas internacionales", destacó la nota de la Secretaría de Hacienda y del instituto emisor.

Además, la posibilidad de contar con ese dinero asegura que México no tendrá "dificultades en el financiamiento de sus cuentas externas, aun en el caso de que se observara un deterioro mayor en los mercados financieros internacionales", precisaron las dos dependencias.

El otorgamiento de la línea de crédito por parte del FMI se traducirá "en una mayor disponibilidad de financiamiento para nuestro país proveniente de otras fuentes, y en una mayor oferta de crédito tanto nacional como internacional en mejores condiciones a las prevalecientes actualmente", aseveró la Comisión.

Asimismo, el banco central mexicano y la Secretaría de Hacienda dijeron esperar que el apoyo del FMI contribuya "a una recuperación más expedita de la confianza de los consumidores mexicanos, de la inversión de las empresas y de la generación de empleos".

La contratación del crédito con esa institución económica internacional complementa el conjunto de medidas que las autoridades mexicanas han adoptado para prevenir los efectos de la crisis.

México cuenta además con un acuerdo de intercambio de divisas con la Reserva Federal de Estados Unidos por 30.000 millones de dólares, que vence el próximo 30 de octubre y le permite contar con esa cantidad de dólares a cambio de reservas en su moneda local.

Adicionalmente, el pasado día 20 el Banco de México redujo del 7,50% al 6,75% los intereses interbancarios, lo que constituyó la tercera rebaja este año.