Informe AEB

La banca ganó un 12,1% menos en 2008 por el fuerte aumento de las provisiones

Los bancos que operan en España obtuvieron un beneficio neto atribuido conjunto de 16.602,7 millones de euros en 2008, un 12,1% menos que en el ejercicio anterior, debido, entre otras cosas, al mayor esfuerzo realizado por las entidades en la dotación a provisiones.

Según explicó hoy en rueda de prensa el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, las entidades incrementaron las dotaciones a provisiones el 138%, hasta 3.223 millones de euros, para hacer frente al aumento de la morosidad, que se situó a cierre del ejercicio pasado en el 2,39%, más del doble que el 1% registrado un año antes. De esta forma, el índice de cobertura de los activos dudosos se situó en el 91%.

Para Martín, estas cifras demuestran en cualquier caso que los bancos españoles han sido capaces de obtener "buenos y recurrentes" resultados en medio del colapso financiero. "Nuestros bancos han logrado capear el temporal y sobrevivir a la tormenta financiera mientras que muchos de sus rivales no han podido hacerlo", presumió.

Sin embargo, ahora, advirtió, tendrán que asumir "el reto de prepararse para operar en un nuevo mapa bancario internacional" con un nuevo marco regulatorio, además de afrontar un profundo ajuste del mercado inmobiliario, el aumento de la morosidad y la caída de ingresos por la menor actividad.

De hecho, como reflejo de la situación económica, en 2008 el crédito concedido por la banca española mantuvo su ritmo de desaceleración y creció el 6,5%, hasta alcanzar 1,29 billones de euros, en tanto que los depósitos de los clientes aumentaron el 13,9%, hasta 874.550 millones de euros.

Al respecto, Martín reiteró "el compromiso firme y tajante que tienen los bancos con la sociedad española para salir de la crisis y superar la profunda recesión de la economía".

Petición de transparencia

Pero para que lo puedan hacer, reclamó que las reglas del juego que en España "han funcionado con gran eficiencia" se mantengan, al tiempo que pidió transparencia e igualdad competitiva "dentro y fuera de nuestras fronteras". "Preservemos el sistema financiero español", subrayó.

Volviendo a los resultados anuales, los principales márgenes de negocio de la cuenta consolidada se incrementaron "sustancialmente", destacó Martín, especialmente el de intereses, que se elevó el 15%, hasta 37.805,7 millones de euros. Las comisiones netas, añadió, experimentaron un descenso del 7,6%, hasta 7.043 millones.

Asimismo, la contención lograda en los gastos generales de explotación -administración y personal-, que crecieron el 7,6%, permitió que el ratio de eficiencia siguiera mejorando y se colocara en el 43,7%, mientras que el margen bruto creció el 9,9%, hasta 63.307 millones.

Pero toda esta mejoría se vio absorbida por las mayores dotaciones a provisiones para posibles insolvencias de créditos concedidos, que crecieron el 138% interanual y llegaron a 3.251 millones.

El total de dotaciones y provisiones ascendió así a 15.726 millones de euros, el 95,1% más, mientras que las pérdidas por deterioro de activos sumaron 12.503 millones, el 86% más.

Al cierre de 2008, la banca española contaba con 309.414 empleados, el 13,1% más que un año antes, y con 25.278 oficinas, el 8,6% más.

Para el futuro de la banca, Martín auguró formas novedosas de competir y gestionar el riesgo, además de mayores exigencias de capital.

"Nuestros bancos tendrán que adaptarse a las nuevas condiciones de la actividad financiera, al tiempo que conservan las ventajas competitivas que hasta ahora les han hecho desmarcarse de sus rivales nacionales e internacionales", añadió.

A juicio de Martín, la banca española es consciente de este reto y ya está adaptando su estrategia a un nuevo entorno que requiere una "excelente" gestión de los riesgos, los recursos y los costes, así como de los niveles de capital y liquidez.