Crisis financiera

Portugal lanza un plan rescate para salvar la industria textil

El Gobierno luso invertirá 850 millones de euros en sacar a flote la malograda industria textil con un plan que apoya las exportaciones, refuerza los capitales de las empresas y promociona internacionalmente la moda lusa.

La crisis económica y el traslado de la producción a China o Europa del Este, con una mano de obra más barata, acabó con la tradición de algunos españoles de cruzar la frontera en busca de gangas textiles, sobre todo toallas y mantelerías.

Por eso, el Gobierno del primer ministro José Sócrates avanzó esta semana algunos detalles de un plan que beneficiará a cerca de 20.000 empresas, la mayoría del norte del país, y cuya producción representa el 12 por ciento del total de las exportaciones.

Una de las principales novedades del plan, aunque aún no existe una fecha concreta para su aplicación, es que el Estado se hará cargo del 60 por ciento del valor de los seguros de crédito a la exportación, para que las empresas apuesten por vender en el extranjero.

Las factorías lusas habían optado por no contratar estos seguros, ya que el riesgo de impago es muy elevado. El sector del textil y calzado ha perdido en los últimos cinco años más de 400.000 puestos de trabajo, por lo que la iniciativa incluye medidas para preservar el empleo, así como incentivar la contratación de jóvenes o de trabajadores con más de 45 años.

También se prevé la creación del Instituto Portugués de la Moda y se anticiparán este año los incentivos a las empresas previstos hasta 2013. El programa, que se denomina "Consolida", fomentará la fusión de empresas para hacerlas más competitivas en el marco internacional.

Los empresarios del calzado y textil recibieron el plan con cautela ya que lo consideran insuficiente, aunque prefirieron esperar para conocer todos los detalles. El sector textil luso pasó de facturar 7.840 millones de euros en 2003, a 6.652 en 2007.