Tesorería

Los aplazamientos de deuda a la Seguridad Social se disparan un 30% en lo que va de año

Los aplazamientos de deuda a la Tesorería de la Seguridad Social se incrementaron el 30% durante los primeros meses de 2009, según adelantó hoy el director general de la Tesorería General de la Seguridad Social, Javier Aibar.

Oficina de la Seguridad Social
Oficina de la Seguridad Social

Aibar dio a conocer estos datos durante la celebración de una jornada organizada por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) dedicada a "las nuevas medidas laborales y de Seguridad Social".

Durante su intervención, Javier Aibar explicó que en 2008 los aplazamientos de deuda a la Tesorería General de la Seguridad Social subieron el 13% (59.000), mientras que entre enero y marzo de este año lo hicieron el 30%.

Explicó que del total de los aplazamientos de deuda registrados en 2009, el 70% correspondió a autónomos y el 96% a cuantías de menos de 30.000 euros.

El director general de la Tesorería subrayó que aunque hay más aplazamientos de deuda, las cuantías que se deben son menores y previó que, debido a la crisis y a las "facilidades" que está dando el Gobierno, el número de deudas aplazadas aumente en los próximos meses.

"No es grave que las empresas pidan un aplazamiento de las deudas a la Tesorería de la Seguridad porque demuestra que confían en hacer frente a sus pagos, me preocuparía que no lo hicieran", manifestó.

Crecen los embargos

Aibar también aseguró que el número de embargos llevados a cabo por la institución pasó de 8 millones en 2007 a 11 millones en 2008.

Sobre este asunto, el directivo de la Seguridad Social dijo que durante el mismo periodo, las subastas de bienes e inmuebles que se quedaron desiertas alcanzaron el 89%.

Por otro lado, el director general de Trabajo, José Luis Villar, explicó que las medidas de carácter "coyuntural y urgente" aprobadas por el Consejo de Ministros del pasado 6 de marzo, destinadas a mantener el empleo, proteger a los desempleados y mejorar la liquidez de las empresas, tendrán un seguimiento por parte de la Seguridad Social.

Así, se podrán comprobar si las cláusulas aprobadas para que las empresas puedan acogerse a la citada medida se llevan a cabo.