_
_
_
_
_
Función pública

El Ejecutivo convocará 220 plazas de jueces y 150 de fiscales

Las asociaciones elogian su voluntad negociadora.

El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, expresó ayer su voluntad de 'poner el contador a cero' tras reunirse con las asociaciones judiciales, a las que anunció la próxima convocatoria de 220 plazas de jueces (70 más) y 150 de fiscales, además de que mantendrán la competencia de fijar los señalamientos de juicios.

El ministro y los representantes de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), Francisco de Vitoria (AJFV), Jueces para la Democracia (JpD) y Foro Judicial Independiente (FJI) mantuvieron ayer la primera reunión formal desde el nombramiento del ministro, de la que todos destacaron el diálogo y la voluntad de colaboración para mejorar la Justicia.

Respecto a la huelga de jueces anunciada para el 26 de junio, el ministro insistió en que se ha dado un paso importante para ponerse a trabajar conjuntamente, mientras que las asociaciones confían en que no sea necesario acudir a esta medida de presión.

El ministerio atendió una de las principales reivindicaciones de los jueces, como es que se mantenga su competencia para el señalamiento de la agenda de juicios, que el proyecto de ley de implantación de la nueva oficina judicial atribuía a los secretarios judiciales.

Caamaño explicó que, al encontrarse el proyecto en trámite parlamentario, intentará consensuar con los grupos una enmienda para conciliar esta competencia de los jueces con las funciones atribuidas a los secretarios judiciales. También se pactó la creación de un grupo de trabajo específico, que comenzará a funcionar el próximo martes, para estudiar las propuestas de conciliación de la vida laboral y familiar en la carrera judicial, donde dos tercios de los jueces son mujeres.

Otros compromisos abordados fueron el estudio de fórmulas para reducir progresivamente los jueces sustitutos e incentivar las sustituciones entre los titulares, acometer un plan urgente para la informatización integral de la Justicia y diseñar una nueva ley de Planta y Demarcación. Caamaño insistió en su 'compromiso personal' para trabajar 'sin descanso' y se mostró convencido de que contará con la colaboración de las comunidades y el Poder Judicial. Las propuestas del ministro fueron acogidas con 'optimismo' por las asociaciones judiciales, que destacaron que este nuevo marco de cordialidad y voluntad negociadora podría permitir que la huelga anunciada para junio 'no sea necesaria'.

Así lo constataron los portavoces de las dos asociaciones que convocaron la huelga del 18 de febrero, la Francisco de Vitoria y el Foro Judicial Independiente.

Archivado En

_
_