Descenso

El precio del barril de petróleo cae el 2,1% a 43,98 dólares

El contrato de mayo, que será el referente desde hoy, marcó una subida cercana al dólar, y se sitúa en 46,5 dólares.

El precio del barril de Brent protagonizó ayer una nueva sesión bajista al marcar una caída del 2,1% en los contratos negociados todavía con referencia de abril, a 43,98 dólares. La cotización del crudo respondía así a la decisión adoptada el domingo por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de no efectuar nuevos recortes de producción.

La decisión de los principales productores de crudo (el 40% mundial) se limitó a aplicar más estrictamente la reducción aprobada en diciembre pasado, que fue de 4,2 millones de barriles diarios. Según expusieron los principales países del grupo en su reunión de Viena, el plan de control de la producción sólo se está cumpliendo al 80%, por lo que aún quedarían por recortar 800.000 barriles más al día.

La OPEP ha visto como el precio del crudo ha pasado del récord histórico de rozar los 150 dólares en verano de 2008, a caer a 36 dólares el pasado diciembre. Su intención es elevar y mantener el precio del barril en torno a los 75 dólares, para lo cual decidieron vigilar de cerca el suministro de oro negro.

La producción de crudo, si las restricciones se cumplen completamente, pasará de 25,71 millones de barriles diarios a 24,85 millones. Una caída leve en comparación con la amenaza de nuevos recortes de calado que auguraban algunos analistas.

La noticia relajó ayer la cotización del petróleo en la Bolsa de Londres. El Brent, llegó a bajar a 43,65 dólares por barril en el último día que se negoció el contrato de abril, aunque al final cerró a 43,98, un 2,1% menos que el viernes. No obstante, el nuevo contrato de mayo rompió esa senda y cotizó al alza hasta los 46,46 dólares, espoleado también por el buen momento de las Bolsas. Los analistas subrayan que por el momento se confirman las tesis defendidas por algunos de los miembros de la OPEP, como Argelia o Venezuela, que argumentaron que la determinación tomada en Viena no obtendría resultados. En su lugar, ellos apostaban por implantar nuevos recortes para forzar un encarecimiento del precio del petróleo hasta volver a niveles cercanos a los 75 dólares que aseguren la rentabilidad de la producción en todos los países.

Se impuso, así, la postura de Arabia Saudí, principal productor mundial, que advirtió que había que cumplir con las medidas ya adoptadas antes de introducir nuevas iniciativas. '2009 es tal vez el año más difícil que enfrentará el mundo', declaró ayer el secretario general de la OPEP, Abdullah al-Badri.