Reformas

Autónomos y pymes llevarán al Congreso sus reivindicaciones

El colectivo de autónomos y algunas de las asociaciones de pymes han convocado una concentración conjunta, para el próximo 26 de marzo, ante el Congreso de los Diputados, para exigir liquidez, reformas estructurales a nivel fiscal y laboral, y que se ataje la morosidad.

Estamos con la soga al cuello. No producimos, no vendemos y no obtenemos créditos', denunció ayer Lorenzo Amor, presidente de ATA, en representación de una mesa que incluye a diversas asociaciones de pymes. Esta plataforma, que según ellos representa a la cuarta parte de los empresarios del país, ha convocado una concentración de protesta, para el próximo 26 de marzo, ante el Congreso de los Diputados. Allí pedirán que se les garantice liquidez, que se reduzcan los plazos de morosidad, y que se acometan reformas estructurales a nivel fiscal y laboral.

El representante de ATA puso nombre a la dramática situación que viven los empresarios. '150.000 pymes y autónomos cerraron sus negocios en 2008', aseguró. La cifra ha aumentado en 55.000 más en lo que va de año. Para los suyos, Amor pidió 'una renta de subsistencia', ya que asume que 'es técnicamente imposible' -como ya anunciara el ministro de Trabajo- que el subsidio por desempleo llegue a los autónomos hasta 2011.

La plataforma la completan las asociaciones de pymes de Cataluña (Pimec) y Baleares (Pimeb), a las que se han sumado la de Canarias y el Colegio de Agentes Comerciales. Cuentan, sin embargo, con importantes bajas. La otra gran asociación de autónomos, UPTA, ya anunció que descarta movilizaciones. La representación de los pequeños y medianos empresarios queda coja sin la presencia de Cepyme, y la del mundo empresarial, en general, medio huérfana con la ausencia de CEOE. Todos han sido invitados a sumarse.

Sus propuestas, que van dirigidas 'a todos los partidos políticos' irán encaminadas a dotar de liquidez a las empresas. Amor rechazó el cálculo de Zapatero de que las líneas ICO han llegado ya a 56.000 empresas. Según dijo, apenas 14.000 pymes o autónomos han recibido las ayudas. Un 0,4% del total.

El colectivo -unos 800.000 empresarios- se suma, además, a las peticiones de la patronal de que se abarate el despido y se reduzcan los costes sociales. Finalmente, pidieron al Gobierno que intervenga para que la banca facilite financiación, y advirtieron que si no tienen éxito en su concentración, las protestas continuarán.

'Reformas fiscales' y 'atajar la morosidad'

El documento dirigido al Congreso incluirá estas propuestas:

Recortar los plazos de morosidad pública y privada a un máximo de 90 días para agilizar los pagos a las empresas.

Rebajar las cotizaciones sociales que las empresas aportan por sus trabajadores.

Aplazar el pago del IVA hasta que los empresarios reciban los pagos correspondientes.

Desarrollar por completo el Estatuto de los autónomos, asegurar el futuro subsidio de desempleo y establecer una renta de subsistencia para los empresarios más afectados.

Tomar medidas desde el Gobierno para que los bancos faciliten la financiación de las empresas y facilitar las condiciones requeridas para obtener una línea ICO-liquidez.

Incrementar la vigilancia sobre la economía sumergida para impedir la competencia desleal.

Implantar soluciones para reducir la tasa de absentismo entre los empleados.

Abrir el debate sobre la reforma laboral para permitir abaratar el coste del despido.