Consumo

España lideró la caída de las ventas de bebidas alcohólicas en Europa en 2008

Las ventas de bebidas alcohólicas de alta graduación cayeron un 11,2% en España en 2008 respecto al año anterior, el mayor descenso entre los mercados europeos. La caída del consumo en la hostelería, que fue del 14,7%, tuvo parte de culpa. Los datos los difundió la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE).

La cerveza, uno de los placeres de Dublín
La cerveza, uno de los placeres de Dublín

El director ejecutivo de la patronal, Jaime Gil-Robles, mostró la preocupación del sector por la evolución de las ventas en los establecimientos hosteleros, que concentran el 70% de la comercialización de bebidas destiladas. En el canal alimentación, que representa el 30% restante, el consumo bajó un 6%.

El desplome del volumen de ventas se produjo en todo tipo de productos, pero fue más acusado en los licores (-16,7%) y menor en el caso del ron (-4,8%), mientras que la ginebra registró una caída del 11%; el whisky, del 10% y el vodka, del 6,5%. Por categorías, destaca la bajada de productos 'premium', de mayor precio, con una caída media del 20%.

Las ventas de licores y whisky resultaron afectadas por el descenso del consumo diurno de bebidas espirituosas, la "copa de después de comer", según apuntó Gil-Robles, quien precisó que el último trimestre del año fue "el peor".

Sin perspectivas de mejora

Esta tendencia se ha mantenido durante los primeros meses de 2009, con lo que los datos de enero y febrero "también han sido malos" y la industria no aprecia perspectivas de mejora para el resto del ejercicio. Según el director ejecutivo de FEBE, al descenso del consumo interno se une la caída del turismo, por lo que las expectativas "no son optimistas".

Gil-Robles afirmó que la crisis no ha sorprendido "sobremanera" a los productores y distribuidores de bebidas espirituosas, que en años anteriores registraban retrocesos de ventas de entre el 3% y el 4%, aunque el contexto económico ha acelerado la tendencia de descenso del consumo de este tipo de bebidas.

El whisky, el que más se vende

"Los españoles cada vez consumen menos alcohol", apuntó el director ejecutivo de FEBE, quien explicó este proceso por el envejecimiento poblacional, la menor población de entre 20 y 35 años y por la tendencia a reducir el volumen de consumo y aumentar las compras de marcas con valor añadido. En este sentido, destacó que el sector está "protegido" ante el avance de la marca blanca, porque el consumidor español es "muy marquista".

En cualquier caso, consideró que al sector le afecta "la parte emocional" de la crisis, por lo que mientras se mantenga el "miedo" en el consumidor, no se recuperarán las ventas.

En el mercado español, el whisky encabeza el 'ranking' de ventas en volumen, con un 31,8%, por delante del ron (14,1%), el brandy (13,1%), la ginebra (11,7%), el anís (6%) y el vodka (4,3%). De los 240 millones de litros de bebidas destiladas que se comercializan anualmente, un total de 158 millones son producidos en España y el resto son de importación. El espirituoso más producido en el país es el brandy, que además representa más del 40% de las exportaciones.

FEBE, que celebra este año su décimo aniversario, trabajará en el actual contexto económico en la mejora de los elementos que pongan a disposición del consumidor la mejor relación calidad-precio, por la mayor sensibilidad a esta variable, al tiempo que vigilará que no se produzcan cambios en los hábitos de consumo responsable. Así, la patronal mantendrá su inversión anual, en torno a tres millones de euros, en acciones de responsabilidad social.