Despidos

El fabricante ruso de automóviles GAZ suprimirá cerca de 60.000 empleos

El fabricante de automóviles ruso GAZ, propiedad del magnate Oleg Deripaska, habrá despedido a casi 60.000 empleados a mediados de este año, la mitad su plantilla, informó hoy el diario de negocios Védomosti.

El recorte, puesto en marcha tras desatarse la crisis a finales de 2008, fue anunciado por directivos del Grupo Gaz la semana pasada en una reunión con bancos acreedores organizada por el Raiffeisen Bank, informaron al diario dos fuentes que asistieron al encuentro.

La plantilla del grupo, que hasta la crisis estaba integrada el año pasado por 118.000 personas, ya fue reducida hasta 80.000 empleados y para mediados de este año quedará limitada a sólo 60.000 trabajadores, señalaron los gerentes de GAZ.

Un informe de GAZ para los propietarios de sus acciones indica que en 2009 el grupo reducirá el fondo salarial en un 60%.

Recorte de la producción

De octubre de 2008 a febrero pasado, GAZ redujo en un 30% la producción, impuso una semana laboral de tres días, recortó a la mitad el personal administrativo y al resto redujo el salario en un tercio.

De acuerdo con el citado informe de GAZ, el grupo calcula que sus ventas en metálico caerán este año en un 41% y en especie en un 50%, hasta 118.400 automóviles y 60.700 motores.

Ese recorte afectará no solo al segmento de turismos (-50%), sino también autobuses (-34%), camiones (-50%), vehículos especializados (casi -70%) y motores (-70%).

Según datos preliminares, en 2008 GAZ vendió 228.523 automóviles, autobuses, camiones y vehículos especializados y 185.895 motores, y tuvo unos ingresos de 143.000 millones de rublos (4.000 millones de dólares, 3.154 millones de euros) y unas pérdidas netas de 5.200 millones de rublos (145,5 millones de dólares, 115 millones de euros).

Las deudas del consorcio ante los bancos suman unos 40.000 millones de rublos (unos 1.120 millones de dólares, 882 millones de euros), cuya reestructuración por cinco años el grupo negocia actualmente con los acreedores.