Informe Funcas

Las cajas prevén que la economía caiga un 3% en 2009 y la tasa de paro alcance el 17,2%

La Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS) prevé una caída de la economía española del 3% para este año y una tasa de paro del 17,2%, lo que supone alcanzar casi los 4,5 millones de desempleados.

Durante la presentación del último Cuaderno de Información Económica, el director del Gabinete de Coyuntura y Estadística de Funcas, Ángel Laborda, ha explicado, además, que en 2010 el descenso de la economía será del 0,5% con una tasa media del paro del 19,8%, ya que en el cuarto trimestre ésta podría situarse en el 20,5% de la población activa.

En su anterior previsión, Funcas revisó de nuevo a la baja sus estimaciones de crecimiento de la economía española y apuntó a una caída del PIB del 1,8% en 2009. Además, situó la tasa de paro en el 16%.

Estas tasas de paro, añadió, suponen la pérdida de un millón de puestos de trabajo en 2009 y de medio millón en 2010.

Laborda señaló que la caída "brutal" de la inversión de empresas en bienes de equipo y del consumo de los hogares, consecuencia de la restricción crediticia y del empeoramiento de las expectativas internacionales, explica la reducción a la baja de las previsiones económicas de Funcas.

Subir las cotizaciones de los trabajadores

Para hacer frente a esta situación, Funcas propone reducir las cuotas a la Seguridad Social de las empresas y aumentar la de los trabajadores, con el fin de "equilibrar" el sistema de aportaciones como una de las recetas para sanear el sistema fiscal de cara a la salida de la crisis.

Además, en el marco de una "reforma fiscal" basada en un incremento de los ingresos públicos para contrarrestar él déficit, Funcas apostó por incrementar el IVA, reducir el Impuesto sobre Sociedades e incrementar el tipo de medio del IRPF y bajar los marginales.

En rueda de prensa para presentar el último número de 'Cuadernos de Información Económica', el director general de Funcas, Victorio Valle, argumentó que el sistema actual "no da" para cubrir el creciente gasto de los servicios públicos, más aún en la actual coyuntura, que disparará el déficit público a casi el 8% en 2009 y alrededor del 10% en 2010.

Por ello, puesto que el Estado se ha quedado prácticamente sin margen de actuación, es necesario acometer este "plan de recuperación del déficit", no sólo para afrontar la crisis, sino también para cuando llegué la época de bonanza.