Servicios públicos

Los grandes grupos del transporte en autobús abren la puja por las 'EMT'

Los grandes grupos del transporte en autobús han puesto sus ojos en las empresas municipales de transporte, conocidas como EMT. En las próximas semanas, representantes de Alsa, Arriva, Avanza y otras compañías iniciarán una ronda de contactos con responsables municipales con el objetivo de convencerles de la mayor eficiencia y menor gasto de privatizar los servicios urbanos de transporte.

Dos de cada tres autobuses que cubren un servicio de línea urbana en las ciudades españolas pertenecen a empresas municipales de transporte -las populares EMT- y, entre las principales capitales del país, apenas Bilbao y Zaragoza han confiado este servicio a un operador privado.

La Federación Nacional Empresarial de Transporte en Autobús (Fenebús), que agrupa a las principales compañías concesionarias de líneas interurbanas, se ha mostrado históricamente crítica con esta situación, pero ahora está dispuesta a ir un paso más allá e iniciar una auténtica campaña para promover la privatización de los servicios públicos de transporte urbano.

No estará sola. En su cruzada, va a contar con el apoyo activo de los principales grupos de transporte en autobús que operan en España. Según fuentes empresariales del sector, en las próximas semanas representantes de las tres grandes -Alsa, Arriva, Avanza- y de otras importantes compañías del ramo iniciarán una ronda de contactos con las autoridades de las principales ciudades del país para promover la liberalización de los servicios municipales de transporte urbano.

Más eficiente y más barato

El pistoletazo de salida para el inicio de la campaña será la publicación en las próximas semanas de un detallado estudio que está elaborando Fenebús sobre las diferencias en eficiencia y coste de la gestión pública y privada de este servicio.

'Queremos demostrar con datos que los operadores privados realizamos una mejor gestión de los recursos y que la privatización del servicio puede suponer, también, un significativo ahorro de costes para las arcas municipales', avanza la responsable de transporte urbano de Fenebús, Rosa Menéndez.

Aunque en algunos casos obtener los balances financieros de las empresas municipales de transporte es un objetivo casi irrealizable, la decena de responsables municipales de localidades de más de 100.000 habitantes consultados por este diario han admitido que, finalmente, todas sobreviven gracias a transferencias municipales y que no hay una sola de ellas que sea rentable. 'Las deudas son sistemáticas y hay servicios de transporte urbano de grandes ciudades que, directamente, están en quiebra técnica', denuncia una fuente empresarial.

Las empresas privadas enarbolan la bandera de la eficiencia. 'Hay margen para reducir costes. En las empresas municipales hay exceso de rutas, exceso de personal...', relata Rosa Menéndez.

Pero, ¿por qué ahora? Un portavoz del sector admite que los problemas de financiación que están atravesando los municipios, como consecuencia del desplome de los ingresos inmobiliarios, favorecen la opción de externalizar determinados servicios que sean especialmente costosos.

Rentable para las empresas

Además, las empresas no temen que el recorte de gastos que conllevaría una eventual privatización pueda dejarles sin margen.

'Los empresarios del sector saben mejor que nadie que el futuro está en el transporte urbano. Las concesiones de rutas interurbanas resultan cada vez menos rentables y el servicio urbano tiene un volumen de viajeros y de tráficos muy apetecibles', recalcan desde la patronal.

El problema está en la voluntad política, como reconoce un concejal del Ayuntamiento de Valencia. 'Sí, podemos ganar en eficiencia, pero un operador privado probablemente eliminaría algunas de las rutas que se operan hoy, por ineficientes, por no hablar de los recortes de plantilla que aplicaría. La realidad es que nos encontraríamos con un problema mayor que el que tenemos ahora'. æpermil;se será el principal obstáculo a sortear de cara a la liberalización del servicio de transporte urbano.

Sólo los pequeños

En España hay 189 empresas municipales de transporte urbano, de las que 157 son privadas y sólo 32 públicas. Sin embargo, de los 12.580 autobuses que cubren este servicio, sólo 3.774 son privados. ¿Razón? Sólo privatizan los pequeños municipios.

Críticas a la 'moda cara' de los tranvías

Si hay un sector sensible a competencias subvencionadas, ése es el del transporte en autobús. 'Castigados', según sus propias palabras, por la competencia financiada con fondos públicos del AVE en las grandes rutas nacionales -donde han experimentado caídas de hasta el 40%-, las empresas de autobuses sufren ahora el ataque de los tranvías urbanos. 'La apuesta por el tranvía es una moda cara para un medio de transporte menos flexible', critica Rosa Menéndez, de Fenebús. Según los datos que maneja, la inversión necesaria por kilómetro de tranvía es de 25 millones de euros, mientras que el autobús tiene un coste de unos '10 o 15 millones por kilómetro'. Tampoco acepta el argumento ecológico. 'Unidad por unidad consume menos, pero necesita mucho más viajes para transportar las mismas personas' entre uno y otro destinos.