Desempleo

Zapatero reconoce un dato de paro "negativo" pero dice que es "menos malo" que el de enero

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, admitió hoy que el dato de paro correspondiente al mes de febrero es "negativo", aunque destacó que es "menos malo" que el que se registró el pasado mes de enero. Por su parte, la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, y el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, aseguraron hoy que el Ejecutivo tiene "una confianza y esperanza razonable" en que las medidas puestas en marcha para amortiguar los efectos de la crisis en el desempleo permitan "cierto cambio de tendencia" a lo largo de 2009.

Zapatero recordó que actualmente España atraviesa "el momento de más intensidad" de la crisis económica, y aseguró que la evolución de la cifra del paro tendrá "mucho que ver" con la de la población activa, ya que España sigue registrando cifras importantes de nuevas incorporaciones al mercado laboral.

En este sentido, pidió prudencia a la hora de hablar sobre la futura evolución de las cifras, porque estarán "directísimamente" vinculadas al contexto internacional. "Hay que esperar a ver cuándo se producen las primeras señales positivas de tocar fondo en esta crisis sin precedentes en su extensión, rapidez y envergadura", añadió.

Así lo puso de manifiesto en una rueda de prensa para valorar los datos del paro correspondientes al mes de febrero, periodo en el que el número de parados se acercó a los 3,5 millones de desempleados, tras sumar 154.058 parados más respecto a enero (+4,63%), en lo que es la mayor subida en este mes dentro de la serie histórica.

Cambio de tendencia

Por su parte, Maravillas Rojo no quiso hacer previsiones sobre el número total de parados que se registrará al cierre de 2009 ni sobre el nivel que alcanzará la tasa de paro, ya que, a su parecer, lo importante no es tanto la previsión o "la exactitud de la cifra", sino la aplicación efectiva de las medidas para frenar el incremento del desempleo.

"Más allá de hablar de cifras, lo importante es seguir tomando decisiones y medidas", subrayó, tras resaltar que la velocidad de los acontecimientos hace que las previsiones no sean garantías de "cifras exactas". Sin embargo, reconoció de nuevo que si hay datos suficientes como para revisar las previsiones oficiales del Ejecutivo, se hará a lo largo del año. "No será ni la primera vez, ni probablemente la última", indicó.

En cuanto a la creación de puestos de trabajo a través del Fondo de inversión local, Rojo admitió que se podrá ver alguna cifra en el mes de abril, pero retrasó el verdadero impacto en el desempleo hasta el mes de mayo, ya que actualmente se ha iniciado el proceso de licitación de los "prácticamente" 31.000 proyectos que se han aprobado.

"Que hasta mayo no se puedan analizar los efectos no quiere decir que no haya efectos antes", matizó a este respecto Granado, quien reconoció que los datos de febrero siguen mostrando el "fuerte ajuste" que está sufriendo el empleo, aunque resaltó que la caída de febrero ha sido más moderada que en otros meses y muestra ya ciertos indicios de un cambio de tendencia. "Son datos menos desfavorables", indicó.

El ajuste se traspasa a la industria y a los servicios

En este sentido, Octavio Granado explicó que la construcción ha suavizado ligeramente el ajuste que, por el contrario, se ha acentuado en la industria y en los servicios, aunque consideró "irresponsable" sacar conclusiones de los datos de un sólo mes.

Preguntado por las iniciativas que elevará el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, al Consejo de Ministros de este viernes, Granado y Rojo aseguraron que persiguen una prioridad "básica", que es mantener el empleo, por lo que rechazaron que exista desacuerdo entre el Gobierno y los agentes sociales. Sí reconocieron, en cambio, que puede haber valoraciones diferentes sobre la puesta en marcha de medidas destinadas a bonificar la contratación como método para generar empleo.

Granado aseguró además que el Gobierno seguirá adoptando medidas y que lo hará "cada semana" si es necesario, aunque rechazó la posibilidad de que se esté debatiendo una fórmula para abaratar el despido en la mesa del diálogo social. En este sentido, aseguró que es la CEOE la que plantea esta propuesta y no el Gobierno, y recordó que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ya ha dicho en numerosas ocasiones que todas estas cuestiones deben ser adoptadas bajo el acuerdo de los agentes sociales.