Bebidas alcohólicas

Escocia quiere prohibir las ofertas de 3x2 en alcohol

El Gobierno de Escocia estudia fijar un precio mínimo y prohibir las ofertas del tipo "compre 3 y pague 2" para las bebidas alcohólicas, en una medida sin precedentes en Europa que persigue atajar las alarmantes cifras de consumo.

Botellas de cerveza Budweiser
Botellas de cerveza Budweiser

Los ministros de Salud, Nicola Sturgeon, y de Justicia, Kenny MacAskill, presentaron hoy estas medidas en el marco de un plan que tiene como objetivo frenar el abuso de alcohol en Escocia, donde se pueden comprar cajas de 24 latas de cerveza por 7 libras (9,8 dólares, 7,8 euros) o botellas de vodka por 6 libras.

El Gobierno escocés recordó que el abuso del alcohol le cuesta al Estado anualmente 2.250 millones de libras por días de absentismo laboral y costes de atención sanitaria, y que el acceso barato al alcohol está causando serios problemas entre los jóvenes.

Con 1.500 personas fallecidas anualmente por el consumo de alcohol, Escocia es el octavo territorio del mundo con el mayor consumo de alcohol, con una tasa de 11,8 litros de alcohol puro consumido por cada persona mayor de 16 años, según cifras oficiales.

Esta cifra es el equivalente a que cada escocés mayor de 16 años se bebiera al año 570 pintas (1 pinta=570 centímetros cúbicos) o 125 botellas de vino o 42 botellas de vodka, unos datos que el ministro escocés de Salud calificó como "espeluznantes".

Las medidas anunciadas, que todavía tienen que ser aprobadas por el Parlamento escocés, han causado polémica y desde las asociaciones de productores de bebidas alcohólicas se manifestó que pueden ir en contra de las leyes comerciales y de competencia de la UE.

Desde las asociaciones que combaten el alcoholismo se considera que el Gobierno se ha quedado corto, al descartar la posibilidad de elevar la edad legal para beber de los 18 a los 21 años en el caso de las ofertas o de poner cajas separadas en las tiendas y supermercados para la compra de las bebidas alcohólicas.

"El desplome de los precios y las promociones agresivas han derivado en un incremento del consumo, causando y añadiendo problemas de salud que van desde las dolencias hepáticas y cardiacas hasta la diabetes, la obesidad, la demencia y el cáncer", manifestó el ministro de Salud al presentar la iniciativa gubernamental.

El Ejecutivo escocés cree que limitar las rebajas de los precios redundará en un menor consumo y se apoya en un estudio de la Universidad de Sheffield, que constató que un aumento medio del precio de 40 peniques rebajó en un 2,6% el número de bebedores en Inglaterra, sobre todo entre los jóvenes.