Resultados

Las inmobiliarias registran 'numeros rojos' por la caída del valor de sus activos

Inmobiliaria Colonial registró en 2008 unas pérdidas de 3.980,6 millones de euros, frente al beneficio neto de 74 millones obtenido en 2007, mientras que Afirma Grupo Inmobiliario sufrió unas pérdidas de 243,6 millones de euros, un 14% más que un años antes, como consecuencia de la caída del valor de sus activos inmobiliarios.

Las cuentas de Inmobiliaria Colonial remitidas por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) muestran un descenso de la cifra de negocio del 13%, al pasar de 794,3 a 690,8 millones de euros.

El resultado bruto de explotación o EBITDA fue negativo, con unas pérdidas de 1.663 millones, frente a las ganancias de 687,1 millones del año anterior.

En una nota de prensa, la inmobiliaria explica que las pérdidas registradas en 2008 son consecuencia de la dotación de 2.372,1 millones destinados a cubrir la depreciación de sus inversiones en el grupo FCC y en Riofisa, así como de los 1.969,9 millones provisionados por la caída del valor de mercado de sus activos inmobiliarios.

COLONIAL 7,96 0,44%

Al cierre del ejercicio, el valor total de los activos de Colonial era de 9.255 millones, de los que 325 millones son atribuibles al valor de mercado de la participación del 15% en FCC, en tanto que 8.930 millones se corresponden con los activos inmobiliarios, la mayoría patrimonio en renta.

Deuda

Colonial no especifica el importe de su deuda al cierre de 2008, si bien a 30 de septiembre el endeudamiento financiero neto del grupo ascendía a 8.975 millones de euros.

En la nota, la inmobiliaria dice que desde septiembre y hasta la fecha, la deuda de la compañía se redujo en más de 1.600 millones de euros, gracias a la emisión de bonos (1.311 millones), a la desinversión de activos no estratégicos (610 millones) y al traspaso de sus participaciones en SFL y FCC (666 millones).

Por su parte, Afirma explica que en 2008 se provisionaron 322 millones de euros para hacer el mencionado ajuste de valoración de los activos, que se llevó a cabo fundamentalmente durante el primer semestre del año.

Al cierre del ejercicio, el valor de los activos inmobiliarios de Afirma era de 2.072 millones de euros, el 25% menos que a finales de 2007 cuando valían 2.778 millones.

Afirma consiguió cerrar el año con un incremento de la cifra de negocio de 4%, hasta los 472 millones de euros, que estuvo impulsado por los ingresos procedentes de la venta de suelo (245,6 millones), que crecieron el 26%. Por el contrario, el negocio de la promoción y construcción cayó el 11%, después de que se ingresaran 225 millones de euros procedentes de la entrega de 980 viviendas.

La cartera de preventas a diciembre (contratos firmados pendientes de escrituración más reservas) alcanzaba las 579 viviendas por un importe total de 130 millones de euros, lo que supone el 33,5% del "stock" total de la compañía que está cuantificado en 1.728 inmuebles.

A 31 de diciembre, el endeudamiento financiero neto ascendía a 1.475 millones, el 25,8 por ciento más que un año antes, como consecuencia de la incorporación de la deuda de dos sociedades que se fusionaron con el grupo en 2008.

La inmobiliaria Inmofiban tuvo unas pérdidas en 2008 de 1,4 millones de euros frente al beneficio neto de 0,9 millones de euros obtenido al año anterior. En estos resultados negativos no se incluyen los efectos de la fusión por absorción de Promogedesa Villaviciosa, S.A.U y Promogedesa S.A. por parte de Inmofiban y que fue aprobada en Junta General el pasado 20 de enero y está pendiente de la formalización de la escritura.

Según los datos publicados por la compañía en la CNMV la inmobiliaria facturó en 2008 6,79 millones de euros, más del doble de los ingresos obtenidos en 2007 que ascendieron a 2,63 millones.