Cuentas estatales

Obama advierte a los grupos de presión que luchará para defender su presupuesto

El presidente de EEUU, Barack Obama, desafió hoy a los grupos de presión que defienden los intereses económicos de los "viejos negocios", en referencia a las industrias gasista y petrolera, que pueden perder las exenciones impositivas de las que disfrutaban si finalmente se aprueba el presupuesto presentado por Obama como medida de reacción ante la crisis. "Sé que los grupos de presión se están preparando para luchar. Yo también", advirtió.

El presidente de los EE UU, Barack Obama
El presidente de los EE UU, Barack Obama

En su habitual discurso semanal ante la nación, el presidente Obama lanzó un mensaje sobre todo destinado a "las compañías petroleras y gasistas", a las que "no va a gustar" que se ponga fin a una política de impuestos "con la que se han ahorrado 30.000 millones de dólares".

"Sé que estos pasos no van a sentar bien a esos intereses especiales y a esos grupos de presión que se ganan la vida con esa antigua forma de hacer negocios, y me consta que ya se están preparando para la lucha en estos mismos momentos. Pues mi mensaje para ellos es éste: Yo también", adivirtió.

El presidente puntualizó que el nuevo presupuesto no sólo recortará los impuestos de los trabajadores estadounidenses, sino que eliminará las exenciones que habitualmente disfrutaban los contribuyentes que ganan más de 250.000 dólares al año. Es más, el presidente señaló que "el presupuesto pone punto y final a las exenciones para las empresas que envían el trabajo al extranjero".

"El presupuesto nos pone en el camino de las energías limpias, renovables, que crearán nuevos trabajos americanos, nuevas industrias americanas, y que nos liberarán de la peligrosa dependencia del petróleo extranjero", añadió Obama.

De igual modo, el presidente se comprometió a reducir, a través de esta partida presupuestaria, "la carga de la seguridad social sobre los estadounidenses" y que proporcionará "un sistema educativo que preparará a los americanos para competir en el mundo".

"Yo trabajo para el pueblo americano. No he venido aquí para hacer lo mismo que llevamos haciendo hasta ahora. Llegue aquí para garantizar el cambio abrumador que este país demandaba cuando votó en noviembre. Y el principio del cambio se encuentra en este nuevo presupuesto", concluyó.

Sueño americano

La respuesta republicana no se ha hecho esperar. En su discurso radiofónico, el senador Richard Burr advirtió de que la nueva política económica de Obama amenaza con destruir el Sueño Americano.

"Esta semana, el presidente ha enviado al Congreso al mayor incremento en gasto federal de toda la historia de Estados Unidos, impulsando el déficit a cifras impensables", declaró. "Es difícil comenzar a pensar que por primera vez nos enfrentamos a la desaparición del Sueño Americano".

"Ahora, en lugar de que nuestros hijos trabajen duro para que tengan una vida mejor, les pedimos que trabajen duro para que hoy no tengan que enfrentarse a decisiones difíciles", añadió en declaraciones recogidas por Reuters.