Elecciones 2009

La incertidumbre por el nivel de abstención marca los comicios del domingo

La participación que hace cuatro años reflejaron las urnas en Galicia y el País Vasco, las dos comunidades donde este domingo se celebran elecciones, llegó al 70%. En esta ocasión, este es uno de los factores fundamentales que se cree pueden condicionar los resultados finales, sobre todo en Galicia, motivo por el cual este viernes coincidieron en Santiago José Luis Rodríguez Zapatero y el candidato a la reelección por el PSdG, Emilio Pérez Touriño. Fue la cuarta intervención del presidente en un mitin en Galicia desde que se inició la precampaña el pasado enero.

Las últimas encuestas reflejan unos resultados muy ajustados que colocan al candidato del PP, Alberto Níñez Feijóo, muy cerca de la mayoría absoluta. Hace cuatro años, el PP se quedó en 37 escaños y, por tanto, a uno de poder gobernar. La coalición entre los socialistas y el Bloque Nacionalista Gallego, que ha gobernado la última legislatura dejó al PP fuera de juego.

El escenario en el País Vasco se presenta mucho más complicado por el amplio juego de alianzas que pudieran darse en caso de que el PNV y el PSE queden empatados. La estrategia de los socialistas de defender un cambio tranquilo ha pretendido no movilizar al electorado nacionalista, mientras que la táctica del PNV ha consistido, de igual forma, en evitar una sobre reacción del electorado de izquierdas. Todo ello ha incidido en que en el País Vasco haya existido poco ambiente electoral y, por lo tanto, se ha alimentado el riesgo de que se registre también una notable abstención.

En cualquier caso, es muy posible que el nuevo mapa político en Euskadi no termine de dibujarse el mismo domingo.