Ayudas

El Banco Mundial y Europa destinarán 24.500 millones para apoyar a la banca de los países del Este

El Banco Mundial, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) acordaron hoy destinar 24.500 millones de euros para ayudar a estabilizar a los bancos de los países del centro y el Este de Europa, que se han visto afectados con especial virulencia por la crisis financiera, y facilitar la reactivación del crédito a las empresas, en particular a las pymes.

El apoyo financiero incluirá inyecciones de capital y financiación de la deuda, líneas de crédito y garantías frente al riesgo político.

La Comisión Europea, a la que en las últimas semanas se le había pedido que aumentara su apoyo a estos países para evitar un efecto contagio en la eurozona, dio la bienvenida al plan conjunto del Banco Mundial, el BEI y el BERD y reiteró que "mitigar los efectos y resolver la crisis es una responsabilidad compartida de todos los actores", según dijo su portavoz, Amadeu Altafaj.

"Actuamos porque tenemos una especial responsabilidad hacia la región y porque tiene sentido económico", dijo el presidente del BERD, Thomas Mirow. "Es el momento de que Europa actúe junta para garantizar que los logros de los últimos 20 años no se pierdan por una crisis económica que se está convirtiendo rápidamente en una crisis humana", agregó por su parte el presidente del Banco Central, Robert Zoellick.

De acuerdo con el plan, de dos años de duración, el BERD dará hasta 6.000 millones de euros para el sector financiero de estos países en 2009-2010 en forma de capital y financiación de la deuda y también ayudará directamente a las pymes.

Por su parte, el BEI ofrecerá alrededor de 11.000 millones de euros a las pequeñas empresas en forma de facilidades de crédito. De esta cantidad, 5.700 millones ya están disponibles para ser pagados de forma inmediata, y otros 2.800 millones se aprobarán a finales de abril. Finalmente, la ayuda del Banco Mundial ascenderá a 7.500 millones de euros.

Las tres instituciones subrayaron que la respuesta a los problemas de las entidades de los países del centro y Este de Europa requieren una acción rápida y coordinada por parte de los bancos occidentales, que poseen una gran parte del sector financiero; de los bancos locales importantes para el sistema; de las autoridades supervisoras de los países donde se encuentra la matriz y de los que tienen filiales de los grupos transfronterizos, y de las instituciones europeas y las instituciones financieras internacionales.

El Banco Mundial, el BEI y el BERD señalaron además que su iniciativa "va más allá del simple suministro de financiación" y servirá para "incitar a todas las partes afectadas a buscar soluciones apropiadas a los problemas causados por la crisis económica global". Esta acción coordinada "ayudará al sector financiero de la región a salir fuerte de la actual crisis".