_
_
_
_
_
æscaron;ltima

Mercadona instala un lector de códigos de barras 'tridimensional'

El nuevo sistema permite un ahorro de tiempo en la cola del supermercado de alrededor del 30%.

Mercadona instala un lector de códigos de barras 'tridimensional'
Mercadona instala un lector de códigos de barras 'tridimensional'EMMA FERRER

Las colas en los supermercados son uno de los momentos en los que uno tiene la sensación de estar perdiendo más el tiempo y eso no es bueno ni para el comprador ni para la imagen del supermercado. Y pese al avance que supuso el código de barras para las cajas de las tiendas, aún había aspectos que se podían mejorar. Y es que, a pesar de que las cajeras han desarrollado casi un instinto natural para saber dónde está el código de barras de cada producto, no es raro ver el momento en que hay que pasar varias veces por el lector o darle vueltas a una caja o una botella para encontrar la mejor manera de que el detector registre el precio de unos yogures, un detergente o una pizza congelada.

Mercadona, que fue la primera empresa que, en 1982, implantó en España el uso del código de barras, está procediendo a actualizar todos los lectores de esta especie de ADN impreso que lleva cada producto. Se trata de un nuevo escáner capaz de leer la secuencia de barras negras y blancas independientemente de la posición del producto. Es decir, no será necesario localizar el código en la caja de bombones para que pase justo por encima del tradicional cristalito con luces láser en el fondo. Un complejo sistema de espejos permite la lectura sin tener que darle vueltas al producto. Sólo los paquetes muy grandes pueden escapar al sistema que prácticamente lee en tres dimensiones.

Este nuevo sistema se empezó a testar en la cadena de supermercados valenciana en 2007 y desde finales del año pasado se está colocando en todas las nuevas aperturas que realiza la cadena. La intención es que en 2010 todas las tiendas de Mercadona en España, en la actualidad 1.212, cuenten con este nuevo lector en cada una de sus cajas.

Se podría pensar que esta innovación no es gran cosa para el día a día de un supermercado. Sin embargo, según los cálculos que ha realizado la compañía, con este nuevo sistema de lectura del código se llega a ahorrar un 30% en el tiempo de espera en la cola.

'Pero los beneficios también alcanzan a la experiencia en el puesto de trabajo, que mejora en varios sentidos, tanto en los movimientos que realiza el cajero o en el propio ambiente que se genera si todo va más lento', explican desde la compañía que preside Juan Roig. La inversión realizada hasta ahora por Mercadona en la implantación de este registrador nuevo es de dos millones de euros, aunque el cálculo es que cuando esté completamente implantado se habrán gastado siete millones.

'Se trata de aplicar la tecnología para vender más lechugas', explica gráficamente la responsable del proyecto Cristina Troyano, que añade de hecho, cualquier propuesta que se realiza desde el departamento de informática de la cadena tiene que tener como finalidad última el incremento de ventas. 'En este caso, llega por una mejora en la experiencia de los compradores y también de los empleados, lo que lleva a una mejor productividad', explica Troyano.

æscaron;rsula Mahiques, que lleva 18 años trabajando en Mercadona, confirma que es más cómodo que el anterior sistema, pero tiene un tono casi escéptico. Quizá sea porque, tal y como ella misma confirma, con los años uno desarrolla la intuición de saber dónde está escondido ese gráfico que marca el precio y por tanto las ventajas que aporta el nuevo sistema quizá sean más para los nuevos cajeros que para ella. En todo caso, bienvenido sea si el tiempo de la cola del súper lo podemos pasar en casa.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_