Congreso

Solbes ve "tan malo no dar crédito a clientes solventes como darlo a quien no puede devolverlo"

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, aseguró hoy en el Congreso de los Diputados que es "tan malo denegar un crédito a un demandante solvente como dárselo a quien no podrá devolverlo".

En su primera comparecencia anual en la Comisión de Economía y Hacienda en la Cámara Baja, Solbes consideró "sensato" pedir un mayor esfuerzo a bancos y cajas para facilitar la concesión de crédito a familias y empresas, pero calificó de "imprudente" establecer requisitos cuantitativos de crédito a las entidades.

El ministro de Economía reconoció las "tensiones" existentes entre los requerimientos de una mayor concesión de créditos a la sociedad y la necesidad del sector financiero de ser prudente en el escenario de incertidumbre y de avanzar en su desapalancamiento.

Según concretó, la desaceleración del crédito responde tanto a la menor demanda derivada de las expectativas de menor renta y descenso del precio de la vivienda, como a la menor oferta por parte de las entidades, que se enfrentan a mayores dificultades para captar liquidez en los mercados y una mayor percepción de riesgo.

Aunque "aún es demasiado pronto" para evaluar la eficacia de los apoyos al sector financiero articulados por el Gobierno dirigidos a facilitar su acceso a la liquidez, Solbes estimó que "están ayudando a suavizar el inevitable ajuste del crédito al sector privado".

A su parecer, las medidas del Gobierno "son útiles, pero difícilmente permitirán cambiar la tendencia del crédito en un entorno económico y financiero tan difícil como el actual". En ausencia de estas medidas, las entidades hubieran tenido que llevar a cabo restricciones más significativas del crédito, estimó.

Solbes insistió en que las medidas adoptadas ante circunstancias de inestabilidad financiera, como el Fondo de Adquisición de Activos Financieros (FAAF), los avales a las emisiones bancarias y las ayudas del ICO, proporcionan liquidez al sistema sin coste al contribuyentes, y facilitan la movilización del crédito hacia familias y empresas.

Afrontar la crisis

Asimismo, Pedro Solbes consideró "prioritario" continuar trabajando para mejorar el funcionamiento del mercado laboral a través del diálogo social, con el fin de alcanzar acuerdos "importantes", con la "urgencia" que plantea la crisis actual. Solbes señaló que estas reformas son "la clave" para fortalecer la competitividad de la economía española e impulsar el crecimiento a largo plazo.

En este sentido, apeló a la responsabilidad de las distintas fuerzas políticas, a los agentes sociales y a las distintas administraciones públicas, para que colaboren en este proceso con el objetivo de sacar adelante "reformas ambiciosas" que permitan acelerar la recuperación económica y que la futura etapa de crecimiento sea "más duradera".

Reconoció que 2009 será un "año difícil", en el que la crisis alcanzará "su máxima intensidad", provocando una caída del PIB y un fuerte aumento del desempleo, aunque, pese a la elevada incertidumbre, señaló que en 2010 y 2011 se podrán recuperar tasas de crecimiento positivas, que en 2011 deberían mostrar ya "cierto vigor".

Así, afirmó que la economía volverá a crecer y que lo hará de manera "más equilibrada", con menos déficit exterior, menor peso de la construcción y menor endeudamiento privado, gracias a la aceleración del proceso de reequilibrio del patrón de crecimiento.

Adelantó que la inflación se mantendrá "muy moderada" en el futuro, que los tipos de interés aún tienen margen para continuar bajando y que las tensiones financieras internacionales deben comenzar a remitir a finales de año si no hay "sorpresas negativas". "Esto configurará un entorno económico más favorable que ayudará a reactivar el consumo y la inversión", aseveró.

Sin embargo, para alcanzar la recuperación, reiteró que es "imprescindible" dar un impulso adicional a las reformas estructurales y acelerar el diálogo social, ya que facilitarán una recuperación "más rápida y duradera", especialmente en términos de empleo.