Tendencias

La soledad pasa factura a los directivos

La crisis financiera deteriora la salud de los ejecutivos españoles.

Al cumplir los 50, un directivo de una multinacional tecnológica le comentó a James Campbell, profesor de la Universidad de Texas y experto en el manejo del estrés: 'Si hubiera sabido que iba a vivir tantos años, habría cuidado mejor de mí mismo'. Ironías de la vida.

En las últimas décadas, la globalización y la competitividad han incrementado la responsabilidad de los ejecutivos. No es nada nuevo. Como tampoco lo es que los profesionales españoles presentan un índice glucémico un 15% por encima de lo normal, tasas de colesterol un 44% más elevadas que la media, triglicéridos un 18% más altos y la función hepática desviada entre un 5% y un 23%, así como otro puñado de parámetros de salud alterados: el hierro, el ácido fólico y el riego sanguíneo cerebral, entre otros. Son datos del Centro de Investigaciones Biomédicas EuroEspes.

Comenzaban a acostumbrarse a la presión y, sobre todo, se habían acomodado en la bonanza económica, cuando se desató una tormenta financiera de consecuencias impredecibles, aun hoy. 'Tengo miedo'. El psiquiatra Julio Bobes, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica lleva meses escuchando esta frase en boca de los dirigentes empresariales. Los circuitos neuronales del pánico se han activado 'y en estas circunstancias es muy habitual cometer errores', dice este catedrático de la Universidad de Oviedo.

Muchas decisiones, además, han de tomarse en solitario. 'En ocasiones sucede que el directivo acepta personalmente más culpa de la que los empleados le atribuyen. Le abruma la responsabilidad', observa el psiquiatra.

El miedo y la soledad atacan la salud. 'Si un profesional está sano, difícilmente una situación de estrés le provocará un infarto', afirma la doctora Petra Sanz, cardióloga del Hospital Fundación Alcorcón y miembro de la Fundación Española del Corazón, 'pero la realidad es otra; los ejecutivos, en su mayoría, son diabéticos o hipertensos, o las dos cosas a la vez', señala este médico, que advierte sobre la prevalencia ascendente de los infartos de miocardio entre los menores de 40 años.

Azúcar, hipercolesterolemia, sobrepeso y tabaquismo son los factores de riesgo cardiovascular; la adicción al trabajo, el agotamiento, la depresión y la ansiedad son los principales peligros psicológicos.

El tabaco es una seria amenaza para la salud. El ex presidente y consejero delegado de Coca Cola, Roberto Goizueta, era bien conocido por fumar puros. Tras su muerte prematura la multinacional tuvo problemas de liderazgo. Nadie sabe si, de haber sobrevivido a su enfermedad, Goizueta habría sido capaz de prevenir y controlar algunos de los problemas que se desataron en los meses siguientes a su fallecimiento.

Lo decía habitualmente Jack Welch, antes de su jubilación en General Electric: 'Mi único trabajo en la vida es estar sano'. Y en los últimos tiempos hemos visto los perjuicios que está ocasionando a Apple la enfermedad de su patrón, Steve Jobs.

La retirada permanente o temporal de un alto cargo puede tener consecuencias adversas en la organización. 'Si en algún momento un empresario debe cuidarse es precisamente cuando arrecia la crisis', recomienda el doctor Ramón Cacabelos.

¿Qué desestabiliza más, despedir o ser despedido?

'La crisis económica va a disparar las patologías ligadas al ejercicio profesional', afirma el doctor Ramón Cacabelos, responsable del Centro de Investigación Biomédica EuroEspes. Las más frecuentes, ansiedad, cefaleas y cardiopatías.

Según las previsiones de este equipo gallego, la ansiedad, que hace un par de años afectaba al 5% de los directivos, aumentará un 20% en los próximos meses, el 30% de los profesionales se quejarán de dolores de cabeza e hipertensión y el insomnio atacará a cinco de cada 10 directivos. También crecerá el absentismo laboral entre quienes están al frente de una compañía.

La salud física es la piedra angular del liderazgo. El deterioro de la vida empresarial, y también familiar, está muy ligado a la falta de fortaleza.

¿Qué afecta más, despedir a la mitad de la plantilla o ser cesado? A juicio del psiquiatra Julio Bobes, las dos situaciones tienen un enorme impacto emocional. 'No nos olvidemos que el directivo que despide esta descomponiendo su equipo, aunque se trate de subordinados, y está perdiendo capacidad competitiva', señala Cacabelos.

Salud mental. Aumentan las visitas al psiquiatra

Quienes piensen que los empresarios y directivos no tienen estrés se equivocan. Lo tienen y mucho. 'Lo que sucede es que suelen metabolizarlo mejor que el común de los mortales', afirma el psiquiatra Julio Bobes.

Todo aquel que tiene que liderar en estos momentos un proyecto empresarial está sintiendo en carne propia algunas de las secuelas físicas y emocionales de la incertidumbre, 'y no tienen reparos en consultar con los especialistas', dice Bobes. Las visitas al psiquiatra, más habituales de lo que se piensa entre los mandos directivos, han adquirido cierta asiduidad en los últimos tiempos. 'No tanto por ansiedad o depresión, como por la necesidad de consultar los miedos y evitar males mayores', asegura este especialista.