Distribución

Lidl se vuelca en el mensaje de la calidad sin dejar de lado el precio

No se engañe, la calidad no es cara'. Si aún no ha oído este eslogan, seguro lo va a oír muy pronto, porque Lidl ha llegado a la televisión y lo hace con fuerza. Pero esta vez el encuadre es otro: la calidad ha suplantado el tradicional eslogan de los precios bajos.

Tras una larga temporada en que comunicaba ofertas de lo más variopintas, Lidl ha dado un paso adelante en la guerra de los precios bajos. Ahora, además del precio barato, la cadena de supermercados de hard discount alemana propone productos de calidad a precios bajos, estrenando una campaña en televisión que rompe con su línea anterior, ya que se posiciona en calidad aunque sin dejar de lado el concepto precio.

Fuentes de la empresa han desvelado que la acción publicitaria se enmarca principalmente en la voluntad de Lidl de reforzar la notoriedad de un atributo relevante para su marca: la calidad. Sin embargo, la coyuntura económica siempre cuenta a la hora de apostar en una nueva estrategia de marketing.

'Si bien ésta es su finalidad inicial, es cierto que el contexto económico constituye una magnífica oportunidad para transmitir un mensaje al consumidor español: comprando en Lidl, además de adquirir productos de calidad idéntica a la de las marcas líderes, se puede ahorrar una importante cantidad de dinero', añadieron fuentes de la cadena del grupo Schwarz, conocida por sus campañas de precios agresivas. La crisis económica pasa factura y las marcas blancas son las principales apuestas de los minoristas del sector alimenticio, que ven en ellas una apuesta segura para ganar mercado.

Eso lo pensó Lidl y h decidido pasar a la ofensiva. Con el auxilio de la empresa Publicis Casadevall& Pedreño creo tres spots televisivos que se emitirán sucesivamente durante las próximas semanas en televisión y se reforzarán con inserciones en prensa y vallas publicitarias. Con un trazo común: la promoción de productos 'de la mejor calidad, al mejor precio'.

Mayor implantación en España

Además de intentar comunicar que ofrecer productos a buen precio no va reñido con la excelencia, la campaña de Lidl también pretende consolidar el crecimiento que la compañía ha venido experimentando en España desde 1994, fecha de la implantación de su primer establecimiento.

Según el informe TNS de Distribución 2008, respecto al año de 2007, Lidl representaba el 3,7% de la cuota de mercado en valor por enseñas, por detrás de Mercadona, Carrefour, Día, Alcampo y Eroski. Pero el informe 2008 puede traer cambios ya que este último año España se ha convertido en el primer país europeo con mayor dominio de la marca blanca, y la cadena ha contabilizado 30 aperturas de tiendas en territorio nacional.