Empleo

Corbacho se inclina más por "incentivar la contratación" que por "abaratar el despido"

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, manifestó hoy su preferencia por estudiar propuestas que "incentiven la contratación", antes que otras que vayan destinadas a "abaratar el despido".

De esta forma respondió así a la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM-CEOE) que propuso un "contrato de crisis", con una indemnización por despido de 20 días por año trabajado frente a los 45 actuales, y una serie de bonificaciones fiscales para poder afrontar la actual situación de crisis.

En este sentido sostuvo, en una rueda de prensa celebrada en Cáceres tras una visita institucional a la ciudad, que "parte del mercado laboral español es excesivamente flexible" ya que se "pueden hacer contratos a la carta" y recordó que en España se hacen al año 16 millones de contratos de los que el 89% son temporales, por lo que reiteró su intención de estudiar fórmulas que incentiven la contratación por parte de las empresas antes que otras que abaraten el despido de los trabajadores.

Una de esas medidas que el Ministerio de Trabajo tiene encima de la mesa es la posibilidad de bonificar a las empresas que contraten parados de manera que la prestación por desempleo a la que tiene derecho el trabajador vaya a parar a la empresa si lo saca del paro.

"En quince o veinte días -dijo Corbacho- podríamos dar con un fórmula que permita que el trabajador que sea contratado por cuenta ajena pueda ejerce algún derecho con ese dinero y convertirlo en activo".

Asimismo, reconoció que la crisis "es dura y profunda en España y en medio mundo", pero se mostró optimista en el sentido de que "en dos o tres meses" se empezarán a notar las medidas que el Gobierno ha puesto en marcha para paliar la situación económica como el Fondo Estatal de Inversión Local, que evitará la destrucción de empleo en el sector de la construcción.