Balance

Iberia sube un 5,3% después de que BA hablara sobre la fusión

El consejero delegado de la compañía británica, Willie Walsh, ha anunciado que las conversaciones para la fusión con la española Iberia van satisfactoriamente. British Airways (BA) ha presentado unas pérdidas netas de 127 millones de libras esterlinas (casi 146 millones de euros) en los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal (abril/diciembre), frente al beneficio neto de 642 millones de libras (739 millones de euros) que obtuvo en el mismo periodo del año anterior, informó hoy la compañía.

En busca de un acuerdo
En busca de un acuerdo

British Airways registró unas pérdidas netas de 127 millones de libras esterlinas (casi 146 millones de euros) en los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal (abril/diciembre), frente al beneficio neto de 642 millones de libras (739 millones de euros) que obtuvo en el mismo periodo del año anterior, informó hoy la compañía.

El consejero delegado de la compañía, Willie Walsh, explicó que estos resultados se vieron "golpeados" por la crisis económica y la caída de la libra esterlina. Asimismo, el directivo indicó que la aerolínea ya ha puesto en marcha varias iniciativas para compensar las condiciones "sin precedentes" de la economía".

En este sentido, Walsh precisó que British Airways ha aumentado sus ventas en mercados con divisas más fuertes para beneficiarse del cambio, al tiempo que aseguró que la aerolínea continúa ofreciendo tarifas competitivas. "Repasamos cada aspecto del negocio", dijo el consejero delegado. Los ingresos del grupo alcanzaron 7.046 millones de libras (8.110 millones de euros), lo que supone un incremento del 6,2% respecto a la facturación que alcanzó entre abril y diciembre de 2007.

La aerolínea británica, actualmente inmersa en un proceso de fusión con Iberia, aumentó sus ingresos por pasajero un 6,6%, hasta los 6.200 millones de libras (7.095 millones de euros) en los nueve primeros meses del año, y situó su factor de ocupación en el 78,4%, 2,3 puntos porcentuales menos con respecto al mismo periodo del año anterior.

El beneficio operativo de la aerolínea británica alcanzó 89 millones de libras (unos 102 millones de euros), con lo que fue un 88% inferior a los 744 millones de libras (855 millones de euros) que supuso al cierre de los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal. Por otro lado, el beneficio antes de amortizaciones y alquiler de flota (Ebitdar) se situó en 745 millones de libras (unos 855 millones de euros), lo que implica una caída del 48%.

Los gastos por combustible se vieron incrementados casi en un 50% con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta los 2.200 millones de libras (2.520 millones de euros). En total, los costes de la compañía se incrementaron en 1.000 millones de libras (1.144 millones de euros) hasta alcanzar los 7.000 millones de libras (8.017 millones de euros), por el impacto de la debilidad de la libra y el efecto del alto precio del petróleo.

British acumula una caja de 1.600 millones de libras (1.831 millones de euros) hasta diciembre, 278 millones más que en marzo de 2008 y tiene una deuda neta de 2.200 millones de libras (2.517 millones de euros).

Perspectivas para 2009

La aerolínea británica estimó unas pérdidas operativas de alrededor de 150 millones de libras (171,8 millones de euros) para este año. La compañía, que ha puesto en marcha medidas para reducir los gastos y controlar los costes, prevé que los gastos no vinculados al combustible se eleven un 8%, frente al 5% previsto en las estimaciones anteriores, incluyendo el impacto de sus planes de reestructuración y del tipo de cambio.

Para 2009, British prevé que sus costes por combustible alcancen los 3.000 millones de libras (3.430 millones de euros) y estima que a lo largo del próximo ejercicio fiscal se beneficiará del descenso del precio del crudo.

Además, la compañía invertirá 2.400 millones de libras (2.747 millones de euros) en la renovación de la flota hasta diciembre de 2012, en el que se incluye el pedido de un avión a Embraer ordenado el pasado mes de diciembre. "Nuestros esfuerzos se concentran en continuar mejorando la rentabilidad del negocio en unas condiciones de mercado muy difíciles", concluyó Walsh.