Informe

UBS apunta que la recesión en España se prolongará durante todo 2010

El jefe de Estrategia de UBS Bank España, Roberto Ruiz Scholtes, apuntó que la recesión económica en España se prolongará durante todo el año 2010 por la gran destrucción de empleo "que tendrá efectos importantes en el consumo" y la caída de la construcción residencial "que no dejará de caer hasta el segundo semestre de 2010".

Consideró que sus estimaciones "son bastante realistas, teniendo en cuenta el ajuste del consumo y de la demanda interna, que está siendo más intensa que en otros países".

Apuntó como factores esenciales para el futuro la destrucción de empleo y la construcción de viviendas "que no se empezará a estabilizar hasta los últimos meses de 2010".

Precisó que en Andalucía "la composición por áreas de actividad no están distinta que la media española", aunque "tiene más peso el turismo y la construcción residencial", por lo que "el desplome de la libra esterlina será negativo para el turismo, especialmente para el de la zona mediterránea y hará caída de ingresos por turista".

Por su parte, la construcción residencial en la costa "se va resentir aún más que en las grandes ciudades", mientras que apuntó que el menor peso de la industria en Andalucía puede traer menos problemas laborales a la Comunidad en ese sentido.

No obstante, apuntó que "no habrá grandes diferencias con el resto de España, aunque sí se notará por áreas de actividad".

Ruiz Scholtes, que definió la situación actual como "depresión" o "tormenta perfecta", precisó que las medidas de inversión puestas en marcha por Gobierno y también por la administración autonómica "sólo compensarán la situación presupuestaria de ayuntamientos y comunidades autónomas".

Apuntó que dichas medidas "van en líneas con las planteadas por otros países, aunque el problema es que el margen de maniobra en política fiscal ha desaparecido porque el déficit público va a crecer". Consideró que promover el cambio de modelo económico "supone reformas estructurales que se deben desarrollar durante muchos años, aunque al final la economía deberá cambiar de modelo".

"Estamos todas las zonas bastante sincronizadas a la vez, no hay nada que haga pensar que las cosas serán distintas en Andalucía, existe bastante sincronía", aseveró.

Este experto aconsejó a las empresas, frente a dicha situación de recesión, "tener un balance sólido y tener una ventaja competitiva y ante la recesión intensa en la economía doméstica buscar salidas en el mercado internacional", tras lo que recordó que las economías emergentes asiáticas "tienen mayor capacidad de resistir esta crisis, y China liderará el crecimiento mundial en 2010, por lo que hay que consolidar este tipo de mercados".

Caída del precio de la vivienda

En su conferencia, Ruiz Scholtes apuntó que las viviendas iniciadas "se encaminan a un desplome del 70%" y agregó que los visados de obra nueva "ya caen más del 65% respecto a 2007 y podrían no superar los 200.000 en 2009, por lo que es posible que se inicien menos de 250.000 viviendas en 2009 y 2010 frente a 760.000 de 2006".

De esta forma, a su juicio, con un plazo medio de unos 18 meses, el mínimo en la finalización de viviendas no se producirá hasta mediado 2011. Agregó que en el escenario central, la oferta de nuevas viviendas "continuará cayendo hasta 2011, a un nivel inferior a las 250.000 al año, muy por debajo de la demanda natural estimada por factores demográficos y sociales", tras lo que auguró una caída de precios de un 15 al 20% adicional hasta 2010.

Este experto cree que "se acelera el desplome de la producción industrial, que arrastrará a la inversión en bienes de equipo y al empleo, pese a la fortaleza del sector energético, mientras que el sector de los equipos de transporte prosigue su declive, acelerado por la caída en las ventas de automóviles".

El aumento de población y el gasto público impulsarán la actividad, a juicio de este experto, quien consideró que el factor más positivo de la economía española "es el dinamismo demográfico, con una población total cercana a los 47 millones en 2010", una tendencia que, unida al fuerte aumento del gasto público, "se traducen en un crecimiento sostenido de los sectores de servicios públicos y privados y una fuente de creación de puestos de trabajo".

Apuntó que la tasa de paro superará el 16 por ciento en 2009 y 2010 debido a la destrucción de empleo en la construcción y la industria y al aumento de la población activa. Además, se espera una caída "sustancial" del empleo en los servicios privados pero que se sostenga la creación de empleo en los servicios públicos.

Ruiz Scholtes consideró que la renta neta disponible de las familias "estará aliviada por la rápida reducción de los tipos de las hipotecas, que compensa en parte la menor disponibilidad de crédito y la caída de las rentas salariales y financieras", algo que se une a un "desplome" de los índices de confianza, lo que apunta a una reducción "continuada" del consumo en términos reales en 2009 y 2010.