Elecciones vascas

Rajoy advierte que el PP no se coaligará con los nacionalistas ni "será su muleta"

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha advertido hoy en Vitoria de que su partido, al contrario del PSOE, no se coaliagará con los nacionalistas ni será su muleta, sino que seguirá "dando la cara" en el País Vasco, como lo ha hecho siempre, y defenderá sus principios sin rendirse nunca.

Rajoy ha hecho estas manifestaciones en Vitoria, en el acto de presentación de los candidatos de su partido a las elecciones del País Vasco del próximo 1 de marzo, celebrado en la Ciudad Deportiva del Baskonia y amenizado con la actuación de "Pitingo".

En una alocución algo más corta de lo habitual en este tipo de actos, Rajoy ha pedido el voto para su partido porque, según él, es el único que apuesta por la libertad "con claridad" y la única formación que "no genera ninguna duda" ni "engaña a nadie".

Una actitud política que el líder de la oposición ha contrapuesto a la de partidos como el PNV y el PSOE. "Lo que hacen los demás -ha dicho- es nacionalismo o abrazarse al nacionalismo", como lo han hecho en Álava, en Galicia, en Cataluña y en otros lugares, y "quien diga lo contrario, que lo demuestre".

Se ha referido Rajoy al partido de tenis disputado ayer entre Rafael Nadal y Fernando Verdasco para contraponer su juego, en el que "no dieron ni una sola bola por perdida" con el Gobierno "indolente" de José Luis Rodríguez Zapatero, "derrotado de antemano, que tira la raqueta y cree que los partidos se ganan solos".

Tras resaltar que la "fortaleza" del PP vasco le hará ganar las elecciones en Euskadi, Rajoy se ha referido al apoyo del PSE al PNV en algunas instituciones a pesar de no haber sido el partido más votado.

El PNV gobierna en la Diputación de Álava porque el PSE "simple y llanamente" quiere y ese es "el cambio que ofrecen" los socialistas, la "auténtica" faz del PSOE, que en Galicia por ejemplo, ha asegurado, "mendiga" el voto nacionalista.

La conclusión es que la única apuesta "clara y segura" en el País Vasco es el PP, el único que "no va a jugar con la confianza de la gente", el que es "claro, seguro y sabe lo que quiere", ha enfatizado.

Según Rajoy, el PP apuesta "con claridad" por España, por la identidad foral, por la derrota de ETA, por que no estén los terroristas en las instituciones, por que los padres puedan elegir para sus hijos la educación y la lengua que quieran y por una política económica distinta y eficaz.

Mariano Rajoy se ha referido al vídeo electoral del PP que lo socialistas vascos han denunciado por considerar que les acusa de callarse ante la imposición del euskera y, tras reconocer que no lo había visto hasta hoy, ha felicitado a su autor porque "desmonta las mentiras" del PNV y del PSOE.

Cree Rajoy que el vídeo "Abre los ojos" "duele a los que se ocultan, a los que disimulan y a los que no salen a pecho descubierto".

Ha reiterado que su partido no será la "muleta" de nadie porque quiere que cambien las cosas en el País Vasco y ha recordado que no se alía para "recibir prebendas".

Además, ha vuelto a referirse a la situación económica para reiterar que tanto Zapatero como el lehendakari, Juan José Ibarretxe, han engañado a los españoles y a los vascos "negando la crisis".

Rajoy ha instado al Gobierno a que practique la austeridad, como hacen las empresas y las familias, y no gaste "a troche y moche", así como a hacer "lo contrario de lo que hace" para paliar las consecuencias de la crisis.

Por su parte, el presidente del PP en el País Vasco y candidato a lehendakari, Antonio Basagoiti, ha augurado que, tras las elecciones vascas, Zapatero devolverá el "favor" a Ibarretxe, por el apoyo del PNV a los presupuestos generales del Estado para 2009.

"La lista blanca del PSOE en Madrid es el PNV y la lista blanca del PNV en Euskadi es el Partido Socialista de Patxi López", ha asegurado Basagoiti tras criticar los apoyos que ambos partidos se han dado para la aprobación de las cuentas públicas del País Vasco y del Estado.

"Zapatero e Ibarretxe están más unidos que nunca", ha recalcado el líder de los "populares" vascos, que también ha denunciado la política de imposición del euskera de los nacionalistas apoyada con el "silencio" del PSE.

Lo necesario, ha indicado, es cambiar el fondo de las políticas para vivir en libertad, derrotar el terrorismo y acabar con el "lastre" que ha supuesto el nacionalismo de Ibarretxe.