Tendencias

Los ricos van a clase de finanzas

La crisis ha renovado el interés de las grandes fortunas por controlar directamente su patrimonio.

Los ricos van a clase de finanzas
Los ricos van a clase de finanzas

José Ramón Sanz Pinedo lo tuvo claro desde el primer momento. Debía evitar a toda costa la diáspora de la familia. Corría el año 2005 y los Sanz-Gras (padres, hijos y nietos, 12 en total) habían vendido Dalphimetal, por aquel entonces una próspera industria de componentes del automóvil, a la americana TRW por 130 millones de euros. Ese dinero podía desperdigarse por un montón de cuentas corrientes o preservarse, en común, para crear valor. 'Además, estábamos encantados de vivir en familia', recuerda el ex presidente de la factoría.

Lo demás vino rodado. Sanz Pinedo, químico de profesión, se embarcó en una búsqueda que le llevó hasta la Universidad de Chicago: si quería acrecentar esa fortuna tenía que estudiar. Y fue allí, en Estados Unidos, donde encontró lo que buscaba. Hoy preside Numa, una fundación dedicada a la investigación, formación y divulgación de conocimientos sobre la gestión patrimonial y la cohesión familiar multigeneracional.

Tradicionalmente, los titulares de grandes fortunas han dedicado una atención especial a su formación financiera. Los family offices, con un montón de asesores, gestores y abogados en nómina, han cargado con esa responsabilidad. Incluso las más importantes escuelas de negocios del país, IESE, Esade y el Instituto de Empresa, entre ellas, han participado en estos proyectos, organizando en más de una ocasión seminarios a medida para las familias más ricas de España. Un asunto privado y confidencial.

Las escuelas de negocios organizan cursos privados para las familias inversoras

Hoy, ese interés se ha renovado. Lo cuenta Julia Prats, profesora de Iniciativa Emprendedora de IESE y coautora del estudio Family Offices y Gestión de Grandes Fortunas, en colaboración con la Wharton University. La crisis ha pillado a muchas de estas familias desprevenidas. Es verdad que algunos millonarios, muy pendientes de sus inversiones y de la fortuna que administran o supervisan, abandonaron el barco antes de que encallara, pero otras muchos han visto, atónitos, como se esfumaba su dinero en medio de la tormenta financiera. 'La gente a la que le va bien muchas veces pierde la perspectiva y piensa que es infalible', opina Jesús Palau, profesor del departamento de Control y Dirección Financiera de Esade.

Ni siquiera Esther Koplowitz y Juan Abelló han logrado salvar todas las naves. 'En contra de lo que parece, los dueños de grandes fortunas a veces no están tan preparados como uno se imagina y delegan más de la cuenta en sus asesores', señala Heinrich Liechtenstein, profesor de IESE. 'Es un error. Como pensar que las finanzas son una suerte de sortilegio que sólo unos pocos están en condiciones de practicar', concluye.

¿Cómo acertar con los asesores? ¿Cómo retener a los mejores profesionales? Es una pregunta habitual en los últimos tiempos. Manuel Romera, profesor del Instituto de Empresa, recomienda elegir profesionales de confianza, expertos con aval técnico que entiendan el pensamiento de la familia, y seguir una estrategia de inversión sana. Y añade: 'Hay que mirar siempre el largo plazo, como cuando se actúa como empresario'.

Atentos az

A la vuelta de la crisis, las carteras de los inversores cambiarán. En el caso de las grandes fortunas, los expertos señalan que los ricos volverán a decantarse por el capital riesgo, los nuevos hedge fund y, sobre todo, los productos 'que entienden' sin el consejo de intermediarios.

Seminario abierto

El Instituto de Empresa impartirá entre el 23 y 26 de marzo el curso Gestión de Grandes Fortunas, el primer seminario de estas características que se celebra en España. La matrícula está abierta a todos los titulares de patrimonios altos y medios, sus familias y los ejecutivos que trabajan en sus family offices, pero no podrán acudir asesores financieros. Dado que las discusiones de grupo son una parte crucial del aprendizaje, todos los participantes deben firmar un documento de confidencialidad. El programa ha sido diseñado conjuntamente por el Instituto de Empresa, la Universidad de Chicago, la Fundación Numa y Family Office Exchange. Entre los profesores destaca la presencia de Stuart E. Lucas, Per Strömberg, Manuel Romera, Ismael Picón y Rafael Fuster, entre otros.