Energías alternativas

Las fotovoltaicas tendrán que acreditar que tienen las placas para cobrar primas

Industria remitió ayer a la CNE un borrador de real decreto en el que exige que las plantas solares fotovoltaicas acrediten que tienen las placas necesarias para su producción de electricidad.

Si no hay placas, no hay primas. El Ministerio de Industria exigirá a los titulares de instalaciones de energía solar fotovoltaica que acrediten que tienen en propiedad los equipos técnicos comprometidos y necesarios para la producción de energía eléctrica de cada planta.

El nuevo real decreto que regirá la liquidación de las primas para las plantas solares fotovoltaicas obliga a certificar esta propiedad si se quiere cobrar la retribución. Si no, el ministerio puede cancelar la inscripción de esta planta en el registro del Régimen Especial, y con él, la prima.

Los controles de Industria vienen motivados 'por el elevado número de supuestos fraudes detectados' entre las plantas solares fotovoltaicas.

El borrador remitido por Industria ayer a la CNE estima que las medidas serán 'de aplicación a todas las instalaciones fotovoltaicas', tanto las acogidas al anterior real decreto, que caducó el pasado 29 de septiembre, como a las inscritas bajo la nueva regulación.

La CNE requerirá esta información a los titulares, que tendrán dos meses para acreditar la propiedad. Fuentes conocedoras del texto explicaron que 'ya no es la CNE la que prueba el fraude sino el promotor demuestra que está en regla'. Pese a que todas las plantas tendrán que demostrar su licitud, las primeras requeridas serán, con toda probabilidad, aquellas sobre las que pesa la sospecha de un posible fraude.

El pago de las primas continuará realizándose mientras se comprueba que las instalaciones disponen de placas. En caso de que no se pruebe la propiedad, la CNE suspenderá el pago de la prima.

A continuación, Industria iniciará un procedimiento que cancelará la inscripción definitiva en el registro, imprescindible para obtener la retribución. Mantiene el derecho de estos productores a vender electricidad en el mercado, como otro productor.

Si se cancela esta inscripción para una instalación del nuevo régimen legal, posterior al 29 de septiembre, ésta pierde los derechos de prioridad que esta inscripción otorga para entrar en el cupo de potencia fijado para 2009. Eso sí, tal y como están fijadas las condiciones, una instalación que pierda su registro en la anterior regulación podría intentar volver a inscribirse cuando estén en regla.

De hecho, aquellas que soliciten la renuncia a la inscripción definitiva podrán optar a la retribución inscribiéndose en el registro de nuevo.

Desde la Asociación Empresarial Fotovoltaica (AEF) ratificaron 'su apoyo' a las medidas que Industria tome contra el fraude. Sin embargo, su presidente, Juan Laso, estimó que 'las medidas deben estudiarse con detenimiento para no perjudicar la generación de nuevos empleos. No entendemos que quienes hayan incumplido puedan presentarse a concursos planteados para instalaciones nuevas, porque de ese modo están recortando cupos establecidos para nuevos proyectos generadores de empleo. En cuanto el sector acaba de negociar con el Ministerio unos cupos de nueva producción ya de por sí muy ajustados, no tendría sentido que esa capacidad mermase aún más'.

La Asociación de la Industria Fotovoltaica (Asif) se mostró de acuerdo con los controles pero rechazó que los incumplidores puedan acogerse a las actuales primas con una nueva inscripción.

4.000 instalaciones investigadas

Los controles no están exentos de motivaciones. Industria solicitó a la CNE que investigase la licitud de ciertas plantas fotovoltaicas ante la sospecha de que no estuvieran inscritas correctamente.

En una primera investigación preliminar a 294 instalaciones, que correspondían a 30 huertos solares, la CNE determinó que sólo 13 tenían la documentación, la instalación en regla y habían vertido energía antes del 30 de septiembre, fin de la vigencia de la anterior norma.

Los promotores fotovoltaicos se lanzaron a construir y terminar sus plantas antes de que caducase la anterior legislación porque la nueva norma otorgaba una prima un 35% menor. Muchas de las inscripciones no se hicieron, presuntamente, en regla.

El pasado 11 de diciembre la CNE explicó que inspeccionará 'a 4.189 instalaciones fotovoltaicas, agrupadas en 1.447 huertos solares, que representan el 13,3% de la potencia inscrita actualmente'. Esas plantas representan el 8,54% de las registradas, según la CNE.