Energía

Maite Costa alerta sobre la fuerte deuda financiera acumulada por las eléctricas

La presidenta de la Comisión Nacional de la Energía, Maite Costa, alertó ayer sobre los elevados ratios de apalancamiento de las compañías eléctricas. En este sentido subrayó que las empresas integradas en Unesa 'han tenido que recurrir al incremento de su deuda financiera en 4.400 millones de euros', el año pasado, con lo que la deuda acumulada ascendió a 37.600 millones de euros.

Como referencia, Costa indicó durante una intervención en el Foro de la Nueva Economía, que las eléctricas necesitarán dedicar todo el cash flow que generen durante 4,4 años por su actividad eléctrica para devolver dicha deuda.

Tras confiar en que la liquidez retorne paulatinamente a los mercados, la presidenta de la CNE, aseguró que el periodo de relax con incrementos del gasto y auge de operaciones corporativas muy apalancadas 'ha llegado a su fin'. En este punto, Costa consideró de suma importancia que se mantengan los compromisos de inversión y que las empresas mantengan los esfuerzos de internacionalización, las actividades internacionales suponen ya el 47% de los ingresos.

Maite Costa aseguró que el energético es un sector estratégico, 'tal como indica la regulación o el peso que han adquirido las energías renovables', que suponen 4.000 millones de euros anuales, un 27% de la tarifa. Preguntada si es partidaria de la energía nuclear, respondió que su preocupación 'es el suministro', que también se puede garantizar sin necesidad de incrementar el parque nuclear, pero no cerrando las actuales centrales. 'En Italia no tienen nucleares y tienen suministro, aunque, eso sí, un poco caro', añadió. En definitiva, 'hoy por hoy no es una cuestión que pueda reabrirse más allá del debate'.

En cuanto al déficit de tarifa, que cifró en 13.000 millones el año pasado y estimó en otros 5.000 millones para 2009, defendió 'algún tipo de aval del Estado para poder titulizar una deuda' que la CNE no ha conseguido colocar en las dos últimas subastas que ha realizado 'por las actuales condiciones crediticias'. Maite Costa se mostró contraria a la laminación del pago de esta desviación 'porque altera la fijación de precios y la transparencia del mercado'.

La presidenta del organismo regulador de la energía defendió el papel de éste a la hora de proponer las tarifas eléctricas. 'La tarea de la CNE es, en función de los costes reconocidos, calcular la tarifa. Otra cosa es que el Gobierno tome la decisión que estime oportuna según la situación económica. Nosotros tenemos que atenernos a la norma y poner encima de la mesa los desbalances'.