Automoción

General Motors llega a un acuerdo con la SEC para poner fin a la investigación sobre errores contables

El primer fabricante de automóviles de Norteamérica ha alcanzado un acuerdo con el supervisor financiero estadounidense, la Securities and Exchange Commission (SEC), para poner fin a las investigaciones de este organismo sobre irregularidades contables en el pasado.

En virtud de los términos de este acuerdo, General Motors no tendrá que pagar multas ni recibirá ningún tipo de sanción económica por parte de la SEC, que no ha acusado a la corporación de fraude ni de comportamientos ilegales intencionados.

General Motors, que no admite ni niega cualquier violación de la ley, acepta una "sentencia consentida" en relación con las acusaciones de la SEC sobre asuntos contables descritos por el supervisor en la denuncia que presentó ante el Tribunal del Distrito de Columbia. La multinacional se compromete a abstenerse de tales comportamientos en el futuro.

La empresa que preside Richard Wagoner recordó que ha admitido públicamente deficiencias que llevaron a errores contables en el pasado, y subrayó que ha adoptado medidas para solucionar estos problemas, incluido el refuerzo de sus procesos contables.

"General Motors sigue reforzando sus controles internos para proporcionar a los inversores información exacta, de conformidad con lo establecido en la ley y con los requerimientos de los reguladores", concluyó la compañía.