'Telecos'

La CMT libra a Telefónica de abrir su nueva red de fibra porque prevé escasa demanda

El consejo de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) aprobará hoy la regulación más importante para el futuro de las telecomunicaciones española: la que se aplicará a la nueva red de fibra de Telefónica, que llevará a los hogares velocidades de banda ancha de 100 megas y televisión de alta definición. Al día siguiente, mañana, será el propio presidente de la comisión, Reinaldo Rodríguez, el que se encargará de explicar al sector los pormenores de la decisión.

Pero hay un organismo que tiene una idea clara de por dónde irá la regulación. Es la Comisión Europea, a quien la CMT ha enviado ya dos propuestas de regulación. La primera fue rechazada de plano; la segunda ha sido criticada y Bruselas le ha pedido que haga cambios antes de aprobarla. Ahora queda por saber hasta qué punto seguirá las recomendaciones la CMT.

Tras el primer rechazo comunitario, la CMT intentó en su segunda propuesta argumentar sus decisiones para convencer a la CE de la idoneidad de la normativa. Y, en estos argumentos, el regulador de las telecomunicaciones revela alguna de sus opiniones sobre el futuro del sector. La más llamativa es su perspectiva para el desarrollo del negocio de banda superancha. La CMT dice a la Comisión Europea que considera 'desproporcionado' regular las ofertas de la nueva red de Telefónica por encima de los 30 megas de velocidad 'porque se espera que la demanda por parte del usuario final de productos de internet de banda ancha a velocidades altas sea muy limitada durante el periodo de revisión -los siguientes dos años-', según consta en la resolución de la CE en la que pide a España cambios en la normativa y a la que ha tenido acceso este periódico.

TELEFÓNICA 7,60 -1,77%

La CMT ha hecho cálculos y estima que en dos años la velocidad de referencia estaría entre los 15 y 20 megas, según la información enviada a la CE. Por si acaso se equivoca, el regulador avisa de que ha introducido una cláusula de revisión, que le permitirá cambiar con flexibilidad su decisión de eximir a Telefónica de abrir a sus rivales su nueva red de fibra para ofertas superiores a 30 megas si ve que es necesario.

La CMT insiste en que esta decisión se toma para fomentar la competencia en infraestructuras, algo que a la CE le parece 'poco realista', según su resolución.

Por otra parte, la CMT ha abierto un proceso para regular los diez cables submarinos de Telefónica que conectan la península con los territorios extrapeninsulares o a éstos entre sí. El objetivo es rebajar los precios que Telefónica cobra a sus rivales y mejorar la competencia en estas zonas.