Coyuntura

Esade pronostica que la economía española caerá un 3% este año y el paro llegará al 20%

Si las negativas previsiones del Programa de Estabilidad que presentó el viernes el Consejo de Ministros se quedaron cortas en relación a las publicadas el lunes por la Comisión Europea, estas últimas también son demasiado optimistas según algunos centros de análisis. La escuela de negocios Esade publicó ayer su informe económico relativo al segundo semestre de 2008 (en colaboración con KPMG), en el que se incluyen previsiones más que preocupantes para la actividad en España este año.

Así, el producto interior bruto se contraería un 3%, frente al 1,5% previsto por el Gobierno o el 2% de la Comisión Europea.

Fernando Ballabriga, director del Departamento de Economía de la escuela, explicó que el grueso de la diferencia frente a lo pronosticado por el equipo del vicepresidente Pedro Solbes se centra en la inversión, cuya caída cifra el Ejecutivo en un 9% y Esade extiende hasta un 16%. 'Consideramos que la construcción de vivienda se puede contraer un 50% respecto a 2008. La obra civil puede expandirse un 5%, en línea con años anteriores, lo que dejaría la caída de la construcción en el -23%. Si a eso se añade un deterioro de la inversión en bienes de equipo, nos sale una contracción de la inversión del 16%'.

El Departamento de Economía de Esade también discrepa del Gobierno respecto a la tasa de paro, que, según explicó Ballabriga, puede alcanzar este año el 20% de la población activa y rondar los cuatro millones de desempleados. El Ejecutivo sitúa esa tasa en el 15,9%.

Por lo que respecta a las cuentas públicas, Esade eleva el déficit presupuestario esperado para este año hasta el 7% del producto interior bruto, frente al 5,8% pronosticado por el Gobierno. Ballabriga explicó que la mayor caída del PIB prevista por Esade recorta el denominador del déficit, y además ese mayor retroceso incide en una peor recaudación impositiva.

El profesor de Esade afirmó que Estados Unidos sufrirá una caída y una recuperación rápida, que en Europa en general sería 'algo más suave tanto en la entrada como en la salida'. En cuanto a España, Ballabriga pronostica una crisis en forma de L, con caída brusca y sin visos de recuperación 'hasta finales de 2010'.