Wall Street

La Casa Blanca no evita otra sangría en el sector bancario

Sin contemplaciones. El mito creado alrededor de Obama en estos dos meses se topó de lleno con la realidad bursátil. Un nuevo desplome de la banca provocó grandes pérdidas en todos os índices, que reclaman la acción rápida del nuevo presidente. El Dow Jones cayó un 4,01% y perdió el soporte de los 8.000 puntos.

Wall Street tiene problemas y así se lo ha hecho saber a Obama a las primeras de cambio. La entrada en caída libre del sector financiero y los continuos 'profit warnings' de las empresas, suponen el primer gran escollo para el nuevo presidente de EE UU. El Standard and Poors perdió un 5,28% y empieza a flirtear con los 800 puntos, niveles de noviembre de 2008. Por su parte, el selectivo tecnológico Nasdaq cedió un 5,78% y queda en los 1.440 puntos.

Se acabo la época de ilusiones y esperanzas, es la hora de que Barack Obama, el presidente, se ponga a trabajar para devolver la estabilidad a los mercados financieros. La debilidad de la banca y la más que posible necesidad de una nueva recapitalización de los bancos sigue golpeando a Wall Street, que ya acumula unas pérdidas del 9% en lo que va de año. Según los analistas, las abultadas pérdidas en el debut de Obama, pueden reflejar un mensaje de auxilio.

Como principales hechos de la jornada, aparte de la toma de posesión, destaca la información publicada por Financial Times, que anuncia un recorte de plantilla en Bank of America, según el rotativo norteamericano, el tercer banco de EE UU tiene planeado despedir a más de 4.000 empleados de su división de mercados.

DOW JONES 25.883,25 1,74%

Otra vez la banca

A las grandes pérdidas del sector bancario durante la semana pasada, hay que sumarles la acaecidas en la jornada de hoy. Los tres bancos que operan en el Dow Jones, fueron los valores que más se depreciaron. Bank of America, sobre el que planea la sombra de una nueva recapitalización vivió una jornada pésima y perdió un 28,97% de su valor en Bolsa.

Los otros dos grandes bancos de EE UU no pudieron escaparse de este nuevo aluvión de ventas y registraron grandes pérdidas. JP Morgan, el único banco que aún le aguanta el pulso a la crisis, restó un 20,73% y fue el segundo peor valor del Dow Jones. El rescatado Citigroup completó la terna de farolillos rojos y se depreció un 20%.

Las empresas que menos cedieron fueron las mismas de siempre desde que explotó la crisis de las 'hipotecas subprime'. Las empresas de telecomunicaciones AT&T y versión se dejaron un 0,83 y un 0,3% respectivamente y fueron de las mejores de la jornada. Tampoco sufrió en exceso Johnson and Johnson, que perdió un leve 1,20%, moderado por los 10.000 millones de beneficios presentados como cierre del ejercicio.

Con respecto al mercado de futuros del petróleo Texas, de referencia en EE UU, los futuros del crudo avanzaron un 6,11% en la sesión, lo que sitúa el precio por barril en torno a los 38,7 dólares.