Acuerdo

El PNV pacta con Sebastián su consejero en la Comisión Nacional de la Energía

La renovación de parte del consejo de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) se activa de nuevo. El PNV ha pactado ya con el Ministro de Industria, Miguel Sebastián, la incorporación al organismo regulador de José Ignacio Zudaire, actual viceconsejero de Innovación y Energía del Gobierno vasco.

El acuerdo alcanzado con el PNV para que apoyara los Presupuestos de 2009 presentados por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero comienza a dar sus rendimientos para la formación nacionalista. En la mesa de Sebastián se encuentra, desde finales del pasado año, el currículo de José Ignacio Zudaire, el hombre designado por la dirección del PNV para formar parte del consejo de la Comisión Nacional de la Energía. Esta decisión se adoptó a principios de diciembre por el Euskadi Buru Batzar, la cúpula del partido presidido por Íñigo Urkullu, para posteriormente ser trasladada por sus representantes en el Congreso al ministro de Industria, del que depende el organismo regulador de la energía.

En este nuevo periodo de sesiones, según aseguran fuentes parlamentarias, la Comisión de Industria y Energía de la Cámara Baja procederá al examen de los candidatos como paso previo para su elección. La renovación parcial de cuatro consejeros de la CNE, todos ellos designados a propuesta del PP, está paralizada desde finales de junio pasado ante el interés de Miguel Sebastián de acometer una profunda reforma del organismo regulador.

Las intenciones del ministro de Industria, añaden fuentes del sector, pasan por aprovechar una posible modificación legal para acometer el déficit tarifario y, de paso, reestructurar la CNE. Uno de los esquemas con el que trabaja Sebastián y su equipo es el modelo que funciona en la CNMV, donde el Banco de España tiene dos representantes en su consejo. La actual legislación habilita al secretario general de la Energía para que pueda acudir cada jueves a las reuniones de la cúpula del organismo regulador de la energía con voz pero sin voto. El objetivo es que, de producirse un cambio legislativo, los representantes de Industria tengan capacidad de decisión y no solo de audiencia en los consejos de la CNE. Al parecer, Sebastián pretende también ofrecer al PP dos de los cuatro puestos en el consejo sujetos a renovación, reservarse uno y dejar el otro para el PNV.

El nuevo curso para la CNE está lleno de deberes. Con renovación o no del consejo, sus miembros deberán abordar temas relativos al déficit tarifario, la regulación del bono social, la tarifa de protección dirigida a los pequeños consumidores que deberá ser consensuada con las eléctricas al tener que asumir su coste, y los derechos de emisión de C02. También tendrán sobre la mesa otros asuntos relacionados con la eficiencia energética o las primas al carbón, por citar dos de ellos, y si su coste debe ser afrontado directamente por los Presupuestos del Estado.

Algunas de las intenciones del consejero propuesto por el PNV ya se conocen. José Ignacio Zudaire ha manifestado recientemente que el sector debe contar con un marco regulador estable en el tiempo y que el precio de la energía no lastre la competitividad de la industria. Igualmente alertó sobre la dificultad de construir gasoductos, por la falta de rentabilidad, si la regulación mantiene unos estándares para todos los territorios sin valorar su orografía.

Tienen que cambiar cuatro consejeros del máximo órgano de gobierno de la CNE