Televisión

España apenas cuenta con terminales plenamente interactivos para la TDT

Los hogares españoles cuentan ya con más de 14 millones de terminales de Televisión Digital Terrestre, pero sólo 250.000 de ellos permiten servicios interactivos avanzados, según José Luis Vázquez, consejero delegado de la compañía Mirada.

Mirada es una empresa que nació de la fusión de una compañía española y otra británica que crea y gestiona servicios interactivos que permiten la compra de contenidos digitales a través de televisión, móviles o internet, con sede en Londres y oficinas comerciales en Europa y Latinoamérica.

En España, la cobertura de la TDT está ya en el 90 por ciento y el grado de penetración alcanza al 45,1 por ciento, con 14,2 millones de equipos vendidos y una cuota de pantalla que alcanza el 21,9 por ciento.

Estas buenas cifras en lo que se refiere a la incorporación de los hogares españoles a la TDT se contrarresta "por el retraso en la aplicación de un plan integrado, por parte de los diferentes agentes del mercado audiovisual, fabricantes y administración pública", señala José Luis Vázquez.

"Hasta la fecha -añade- no se ha alcanzado un estándar en los receptores que permita acceder a servicios avanzados por televisión en ámbitos tan importantes como el educativo, sanitario o de entretenimiento, cuando el despliegue de los receptores alcanza ya una inmensa mayoría de hogares".

Considera que "la única manera de tener este perfil de servicios es que estos vengan de serie o, al menos, con la posibilidad de que cada usuario se pueda descargar de una forma sencilla aquello que desea y necesita".

El ejemplo del Reino Unido

José Luis Vázquez afirma que en el Reino Unido, la clave ha sido la aplicación de la norma de distribución de receptores TDT que exige la presencia en todos los receptores de una "capa interactiva".

De esta manera, explica, "todos los hogares británicos con TDT pueden acceder a los servicios de NHS, el sistema nacional de salud o, en el caso de la BBC, se puedan interactuar con contenidos infantiles diseñados para reducir la dislexia en los niños".

En el caso de Italia, con un mercado audiovisual poco regulado, los niveles de interactividad de los receptores superan el 96 por ciento, con un coste de 60 euros cada receptor.

Para el consejero delegado de Mirada, "son los servicios asociados a los contenidos los que están marcando la pauta en Italia, como es el caso del fútbol o servicios que permiten a las cadenas diferenciar sus programas y añadirles nuevas líneas de comunicación con los espectadores".

Ante esta situación, José Luis Vázquez considera que en España tendrá que pagarse un precio ya que, en su opinión, "en cualquiera de los escenarios que imaginemos, será necesaria la presencia de nuevos receptores para disponer de los servicios que nosotros estamos desarrollando en otros mercados para cadenas de televisión como ITV, BBC, Disney o MTV".