Ciclismo

Armstrong regresa a la competición

El estadounidense, que pasa un control antidopaje cada tres, regresa al ciclismo profesional en la Tour Down Under

El ciclista Lance Armstrong
El ciclista Lance Armstrong

El norteamericano Lance Armstrong ha regresado al ciclismo profesional en la primera etapa del Tour Down Under, que se disputa en Australia, ganada por el local Robbie McEwen al esprint por delante del holandés Willem Stroetinga y del también australiano Graeme Brown. Armstrong llegó a 23 segundos del vencedor en la etapa prólogo de 51 kilómetros por las calles de la ciudad de Adelaida acompañado por algunos de sus compañeros del equipo Astana, los suizos Michael Schar y Steve Morabito, el español Jesús Hernández y el kazako Assan Bazayev.

El corredor norteamericano, siete veces ganador del Tour de Francia y de 37 años, no dio muestras de pasar dificultades en su primera etapa de una prueba profesional desde que en 2005 decidió dejar el ciclismo. "Me alegro de haber terminado sin problemas. Estas carreras urbanas son peligrosas por el peligro de accidentes que hay en todo momento. Ha habido ansiedad durante los 51 kilómetros pero me he sentido cómodo y me he divertido. Lo he pasado bien sobre la bicicleta". El español José Rojas, del Caisse D'Epargne, se metió en el esprint de la etapa pero sólo pudo acabar en la quinta posición.

Por otra parte, el Astana ha anunciado que Lance Armstrong está siguiendo un plan individual de controles antidopaje con el visto bueno del estadounidense, que se une a los chequeos que realiza como miembro del equipo y a los que regularmente efectúa con tres organismos diferentes: La Unión Ciclista Internacional (UCI), la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) y la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA).

"El deportista más controlado de la historia"

El encargado de este programa individual es Don Catlin, director del Instituto de Ciencias Antidopaje y uno de los expertos internacionales más reputados en el tema. El plan que sigue Armstrong, independientemente de los controles antidopaje habituales dentro del equipo y a los que también debe someterse, le obliga a pasar un control cada tres días aproximadamente. "Mi objetivo al aceptar participar en este programa es reducir la especulación y el debate sobre el dopaje que podría distraer la atención sobre el aspecto fundamental de mi vuelta al ciclismo, la lucha contra el cáncer. Compito en 2009 para acabar con este estigma y convertir el cáncer en una prioridad mundial", explicó el heptacampeón del Tour.

Desde que anunció su retorno a la alta competición, Armstrong ha sido sometido a doce controles fuera de competición aparte de los controles internos del equipo. El director Astana, Johan Bruyneel, señaló que el objetivo del equipo es convertir a Armstrong en "el deportista más controlado de la historia. Con este programa queremos dejar claro si el rendimiento de Armstrong se ha apoyado en sustancia dopantes. Don Catlin lo ha hecho y ahora podemos olvidar estos asuntos de dopaje y centrarnos en una actuación exitosa de Astana en el Tour de Australia y en el resto de la temporada 2009", explicó Bruyneel. Según explicó Catlin, el plan individualizado se basa en tres puntos: obtener la mayor cantidad posible de datos sobre Armstrong; almacenar muestras congeladas entre dos y ocho años para posibles controles en el futuro; y ofrecer transparencia a los organismos internacionales encargados de supervisar el dopaje.