La crisis inmobiliaria

Caixa Catalunya cambia deuda por capital y se hace con el 100% de la promotora Alcalá 120

Caixa Cataluña ha adquirido el 49% del capital de la promotora Alcalá 120 que aún no controlaba en una operación a cambio de los créditos por valor de 410 millones de euros que mantenía con la inmobiliaria.

Portavoces de Caixa Catalunya han declinado comentar la operación, si bien las mismas fuentes inmobiliarias han detallado que la operación se cerró a principios de enero.

Alcalá 120 era hasta ahora una inmobiliaria de Grupo Silver Eagle, que controla la familia Montalvo, pero este grupo, que pasa por un delicado momento financiero, ha salido del capital.

Con la toma total de control por parte de Caixa Catalunya, se garantiza la continuidad de Alcalá 120, que facturaba en 2007 cerca de 300 millones de euros, y se mantiene la apuesta por el sector de Procam, la inmobiliaria de la caja.

La promotora, muy activa en el sur de la Comunidad de Madrid, la cornisa cantábrica y el sur de España, dispone de una cartera de suelo cercana a las 5.000 viviendas, y según consta en la Memoria de Caixa Catalunya del 2007, la sociedad contaba con un patrimonio de 57 millones de euros y ganó 5,7 millones en ese ejercicio.

En el pasivo de la sociedad había en 2007 un total de 513 millones de euros, de los que 410 millones correspondían a los créditos de Caixa Catalunya.

El activo era al cierre del 2007 de casi 600 millones de euros, en las cuentas del 2007, y el valor en el que estaba contabilizado el 51% de participación que mantenía la caja era de 26 millones.

Pero en el último año la situación se deterioró, en especial por los problemas financieros de Silver Eagle, que en marzo del 2008 se vio forzada a que la constructora del grupo, SEOP Obras y Proyectos, presentase concurso voluntario de acreedores -equivalente a la antigua suspensión de pagos-, por no poder hacer frente a sus proveedores.

El concurso fue un intento de preservar el resto de empresas del Grupo Silver Eagle, que preside José Javier de Montalvo, pero también afectó a Alcalá 120, ya que buena parte de la actividad de SEOP se centraba en construir las promociones de la inmobiliaria.

El precedente de Armilar-Procam

Esta es la segunda promotora de cierto tamaño que Caixa Catalunya asume en su totalidad en los últimos meses, fruto de la crisis que vive el sector residencial.

Caixa Catalunya también se hizo con el 50% de la inmobiliaria Armilar-Procam, que opera básicamente en Murcia, con lo que pasó a tener el 100% de la sociedad, a través del mecanismo de convertir más de 400 millones de euros de créditos en capital.

Armilar es una sociedad que tiene la mayor parte de sus activos en diversos puntos de la costa, siendo el más destacado de ellos el complejo hotelero, residencial y de golf Hacienda del Álamo, en Murcia.

Procam ha sido históricamente el brazo inmobiliario de Caixa Catalunya, operando siempre asociada con otros promotores y con un volumen de negocio que ha rondado los 700 millones anuales.

La mecánica se basaba en tener paquetes del 50% o el 51% con un socio local y así, por ejemplo, Caixa Catalunya tenía el 48% de Alcalá 120, pero a través de otra sociedad, Invercartera, mantenía además un 3% adicional, con lo que en total poseía un 51%, según consta en la memoria de la entidad.

En el pasado, Procam ha sido una importante fuente de beneficios para Caixa Catalunya, pero en 2008 se espera, sin embargo, que la aportación de Procam a las cuentas de la entidad de ahorro que dirige Adolf Tudó sea poco significativa a causa del fuerte parón que sufre todo el sector inmobiliario en España.