5d Inversión

Ganancia con cuentagotas en el ahorro conservador

La remuneración de los depósitos caerá este año a niveles cercanos al 2%, muy lejos de las ganancias de 2008. Para aspirar a más, habrá que asumir algún riesgo.

La época dorada de los depósitos toca a su fin. La banca se afanó durante el año pasado en ofrecer elevadas rentabilidades, capaces de captar los recursos con los que compensar el cerrojazo en el mercado interbancario. El cliente se convirtió en el financiador de su propio banco y se benefició de paso de unas remuneraciones que no se recordaban desde hacía años, alimentadas por el alza imparable del euríbor. Pero un año después de que la banca declarara la guerra del pasivo, el panorama para los clientes es muy diferente.

'Si se quiere obtener una rentabilidad superior al 3% este año, habrá que asumir riesgos. Es posible que en 2009 el mercado vuelva al entorno de remuneración en los depósitos que había en los años 2003 y 2004', asegura Benedek Vasy, responsable de pasivo de Barclays en España. En aquellos años, los depósitos rentaban de media el 2%, con unos tipos de interés en la zona euro en mínimos históricos también del 2%, el mismo nivel al que dejó el Banco Central Europeo el precio del dinero este pasado jueves. En noviembre, y según el último dato disponible en el Banco de España, la rentabilidad media ponderada de los nuevos depósitos estaba en el 4,6%, el punto de partida para los recortes inevitables que se esperan para este año. De hecho, la remuneración de los depósitos está directamente vinculada al nivel de los tipos de interés y las previsiones apuntan a que podrían quedar a finales de 2009 en la zona euro en el 1% o por debajo, con el euríbor a un año en niveles del 2%. ¿Qué hacer entonces con el ahorro de todos los depósitos que se contrataron en los últimos meses y que vencen próximamente?

Fuentes de Banco Santander reconocen que la tendencia actual a la baja de los tipos de interés 'se trasladará sin duda a las ofertas de depósitos y es de esperar que, paulatinamente, los depósitos a plazo fijo cedan terreno ante otras alternativas como depósitos o fondos garantizados'. Incluso inversiones en productos mixtos o de renta variable.

La única certeza para el cliente es que la remuneración del ahorro más conservador va a ser este año más reducida que en 2008 y que si pretende aspirar a rentabilidades superiores en más de un punto al precio del dinero deberá asumir un riesgo mayor al del depósito a plazo puro y duro. Pero sin grandes expectativas, ya se trate de un depósito, un fondo monetario, de renta fija o un garantizado.

Ramón Gras, director de banca minorista de Banco Sabadell, explica que, al hilo del sostenido descenso del euríbor, la entidad ha pasado de ofrecer el 6,25% TAE en un depósito a dos años en el pasado mes de septiembre al 4,30% TAE en un depósito a un año de su oferta actual. 'La banca está pagando un diferencial sobre el euríbor un poco más bajo que hace unos meses', afirma Gras. El directivo reconoce que cada vez es más difícil captar nuevos depósitos y no descarta que la remuneración de las imposiciones a plazo fijo llegue a recortarse al 2% a finales de este año.

Lo más rentable, para dinero nuevo

Antes de que las rentabilidades de los depósitos se desinflen aún más, hay algunas ofertas que mantienen su atractivo, aunque estén limitadas a nuevos clientes y a dinero fresco y estén condicionadas a menudo a la contratación de otros productos financieros. Por ejemplo, Bankinter mantiene una remuneración del 6% TAE a un año hasta el 31 de enero si se suscribe o traspasa además un plan de pensiones y Citi ofrece idéntica rentabilidad a ese plazo por invertir un mínimo de 25.000 euros en un plan de inversión de la entidad.

Para Javier de Antonio, director general de ahorro e inversión de ING Direct, 'las altas rentabilidades que se han estado pagando en el último año y medio compensaban el hecho de no poder disponer del dinero en los depósitos a plazo. En 2009, es el momento de volver a las cuentas de alta remuneración'. Esta entidad recortó la rentabilidad de su Cuenta Naranja en diciembre desde el 6% y ahora ofrece el 5,25% TAE durante los cuatro primeros meses y para nuevos clientes. Su rival Openbank acaba de elevar la rentabilidad de su cuenta al 5,50% -hasta el 30 de abril y para nuevos clientes-. Después ofrece el 2,6%, con nómina y tres recibos.

Renovaciones a la baja

A la vista de que la nueva clientela es la más mimada, la tentación de cambiar de banco es fuerte para los clientes a los que les vence su depósito. Las entidades reconocen que la rentabilidad que se ofrece al renovar un depósito es inferior a la inicial aunque si se quiere conservar al cliente la nueva oferta deberá aproximarse a las condiciones de mercado. 'Los precios se están negociando individualmente con los clientes en función de su vinculación y rentabilidad global', afirman fuentes de Caja Duero.

Ante la inestabilidad de los mercados, que sigue alejando de la Bolsa al cliente más conservador, el consuelo que le queda al titular de un depósito es la sencillez y claridad del producto, en el que se conoce la rentabilidad por adelantado. Además, a veces también se puede disponer sin coste del dinero, como en una cuenta de alta remuneración. Banco Santander ofrece un depósito tradicional a un año al 3% TAE, en el que la modesta rentabilidad se compensa con la liquidez inmediata del producto.

'La manera de captar clientes será ofrecer depósitos con una remuneración superior al menos en un punto al precio del dinero', añaden desde Barclays, donde no ven muchas otras alternativas para el cliente más conservador. Para Benedek Vasy, responsable de pasivo de la entidad, 'la rentabilidad de los fondos monetarios estará muy cerca del euríbor', ahora en el 2,615% a un año y con la previsión de que retroceda al 2% en 2009. 'En cuanto a los garantizados, también se basan en el euríbor y no ofrecen mucho más allá de este índice. Además, la alta volatilidad actual encarece su diseño', añade.

Fondos, en segundo plano

En la CAM tampoco prevén que los fondos desbanquen este año a los depósitos, aunque sí ganarán algo del terreno perdido, en especial los fondos más conservadores. 'Los fondos monetarios rondarán entre el 2% y el 2,5%, dependiendo de las comisiones de gestión y depósito. Los fondos de renta fija corporativa posiblemente registren una favorable evolución en 2009, sobre todo en el primer semestre. Y los garantizados tendrán un buen comportamiento en aquellos que aseguran mayor rentabilidad fija, en lugar de un porcentaje de revalorización', apuntan desde la caja alicantina.

Quien aspire a las rentabilidades del 6% TAE que han estado ofreciendo hasta hace poco los depósitos a plazo tradicionales -y sin necesidad de contratar otros productos de forma simultánea, como sucede ahora- tendrá que introducir en su inversión ligeras dosis de renta variable. En opinión de Ramón Gras, algunos garantizados de Bolsa podrían rentar entre el 5% y el 6%, aunque ni mucho menos haya que perderle el respeto aún a los mercados bursátiles.

La renta fija corporativa es una de las grandes esperanzas de rentabilidad y el cliente más conservador puede acceder a ella a través de los fondos de inversión. 'Los fondos continuarán siendo una alternativa válida por su flexibilidad, fiscalidad y por la posibilidad que ofrecen de poder acceder a mercados a los que como inversor individual no sería posible', recuerdan en Santander.

En todo caso, y sea cual sea el producto de ahorro elegido, la rentabilidad real estará asegurada. El IPC de diciembre fue del 1,4%, el más bajo en una década, con los tipos aún al 2,5%. Y para este año se prevén más caídas en los precios.

Más depósitos para financiarse

La banca no renunciará este año a la captación de depósitos como fórmula con la que fortalecer sus balances y garantizar liquidez. Fueron el principal recurso de financiación durante el pasado año, cuando estalló la mayor crisis económica y financiera de las últimas décadas. Y van a seguir siendo un as en la manga para las entidades, a pesar de que el mercado de capitales esté recuperando paulatinamente la normalidad y de que haya previstas numerosas emisiones de deuda. 'Los depósitos a plazo son una alternativa de financiación barata para la banca y que exige un menor esfuerzo legal', señalan fuentes del mercado de capitales.

Sin embargo, y a diferencia de lo que sucedió en 2008, la necesidad de la banca de captar depósitos no vendrá acompañada esta vez de una creciente remuneración en el ahorro para los clientes. La competencia por captar el ahorro de los inversores seguirá viva pero con promesas de rentabilidad muy inferiores a las del pasado año.

Fuentes financieras reconocen que será muy difícil ofrecer depósitos a plazo con un diferencial sobre el euríbor de más de un punto porcentual. En noviembre, los depósitos hasta un año se remuneraban al 4,6%, mientras que el euríbor a un año de ese mes fue del 4,35%. Como referencia para el coste de financiación de la banca, las emisiones de deuda de entidades financieras españolas que cuenten con el aval del Estado -y que podrían ver la luz en los próximos días- incluirán una comisión del 0,5% si son a un plazo inferior a un año. Y el hecho de contar con el aval del Estado permitirá un ahorro de alrededor del 50% respecto al precio de una colocación en condiciones normales de mercado.

Alternativas para cuando toca renovar

La caída en los tipos de interés que se espera para este año no dejará grandes resquicios de rentabilidad para el ahorro conservador. Los clientes bancarios con depósitos próximos a su vencimiento cuentan con las siguientes alternativas, todas ellas de modesta remuneración.

1 Renovación del depósito. La entidad ofrecerá a su cliente la renovación del producto, aunque a una rentabilidad inferior a la inicial. De hecho, las mejores ofertas están dirigidas a captar nuevos clientes y nuevos recursos. La entidad que desee retener al cliente que renueva su depósito tendrá que acercar su oferta a las condiciones de mercado, aunque para ello exigirá mayor vinculación y la contratación de otros productos.

2 Cuenta remunerada. Es la gran baza de las entidades online para captar clientes, ahora que la rentabilidad de los depósitos a plazo tradicionales se apaga. Openbank acaba de elevar la remuneración de su cuenta al 5,50% TAE, aunque sólo hasta finales de abril. Después, las cuentas de alta remuneración rebajan su rendimiento en más de la mitad. Si bien la rentabilidad puede quedar en muchos casos a la par de un depósito, la ventaja de una cuenta es la liquidez total.

3 Fondos garantizados. Junto con los vencimientos de depósitos a plazo que se esperan, la renovación de fondos garantizados también promete ser abundante -6.500 millones de euros entre el pasado diciembre y el presente enero-, lo que obligará a sus partícipes a tomar decisiones de inversión. Un garantizado de renta variable puede ayudar a arañar un poco más de rentabilidad, sobre todo a medio plazo, aunque la elevada volatilidad del mercado complica su gestión y el diseño de estructuras atractivas para el cliente.

4 Fondos monetarios. Invierten en activos de deuda a corto plazo, con lo que van a estar muy influidos por la tendencia bajista en los tipos de interés. Los expertos esperan que su rentabilidad oscile este año entre el 2% y el 2,5% y recomiendan comisiones de gestión lo más baratas posible.

5 Renta fija corporativa. Es el ingrediente que puede aportar este año mayores dosis de rentabilidad a los fondos monetarios y de renta fija, aunque también eleva las dosis de riesgo que está dispuesto a asumir el cliente más conservador. Si el ahorrador elige esta opción, debe estar muy atento a la calidad crediticia de las empresas de las que suscriba su deuda y diversificar su inversión a través de un fondo.