Coyuntura

La inflación y el euríbor, principales desahogos

El Ministerio de Economía prevé tasas de inflación 'muy moderadas' para los próximos ejercicios, en el entorno del 2%, así como la reducción a la mitad del déficit por cuenta corriente y una rebaja progresiva del endeudamiento familiar. Estos desequilibrios en trance de mejora son, junto a la paulatina caída del euríbor, los principales indicadores a los que se aferra el Gobierno para acentuar los escasos elementos positivos de una coyuntura que no duda en calificar de compleja.

Se trata, en opinión del vicepresidente Pedro Solbes, de algunas de las bases que contribuirán a la recuperación y, de paso, 'harán más llevadera la crisis a familias y empresas'.

Estos criterios no son compartidos por el principal partido de la oposición, instalado en unos pronósticos todavía más negros. Su portavoz económico, Cristóbal Montoro, alertó este viernes de que 'el panorama es desolador en términos de déficit público', tras advertir de que el porcentaje de la deuda sobre el PIB se ha elevado un 18% en los últimos cuatro años por el 'grave deterioro' de la economía española.

Montoro consideró evidente que llegará a superarse la tasa del 16% de paro prevista por el Gobierno y, por lo tanto, la cifra de cuatro millones de desempleados. Desde Economía y desde Trabajo se sigue negando que el paro llegue a alcanzar este nivel.