Guerra del gas

Putin propone a Europa crear un consorcio que compre gas técnico para Ucrania

Rusia propuso hoy a Europa "compartir riesgos" y crear juntos un consorcio internacional que compre a la compañía rusa Gazprom el llamado gas técnico que Ucrania necesita para reanudar el tránsito de carburante a los países europeos.

El primer ministro ruso, Vladímir Putin, expuso esta propuesta, dirigida a los consumidores europeos del gas ruso, al jefe de la compañía energética italiana Eni, Paolo Scaroni, quien respondió que su empresa estudiará la posibilidad de participar en tal consorcio.

Putin explicó que Ucrania, que tras el corte del suministro a Europa puso sus gasoductos en régimen autónomo de funcionamiento para abastecimiento interno, necesita 1.780 millones de metros cúbicos de gas técnico, o tecnológico, para reactivar las estaciones de bombeo y mantener la presión en las tuberías.

"Proponemos a nuestros principales socios europeos compartir los riesgos del tránsito y organizar un consorcio internacional que compre a Gazprom el volumen necesario de gas tecnológico y lo envíe con urgencia a Ucrania para reanudar el transporte del carburante ruso a Europa", dijo Putin, según la agencia Itar-Tass.

Al tiempo, calificó de "negligencia tecnológica y casi un crimen" que Ucrania haya dejado sus tuberías sin la cantidad necesaria de gas técnico, y tachó de "absurda" la petición de Kiev de obtener gratis de Rusia esa cantidad de carburante, en vez de comprarlo.

Sin embargo, el presidente ucraniano, Víctor Yúschenko, en una carta a su Gobierno indicó hoy que Ucrania pagará el gas tecnológico ruso más tarde, cuando Moscú y Kiev logren los pendientes acuerdos sobre los precios del gas ruso y las tarifas de su transito en 2009.

Putin subrayó que en su propuesta "no hay trasfondo político": "Se trata de un gran volumen de gas y de mucho dinero, entonces compartamos los riesgos, paguemos ese carburante y lo entreguemos sin demora", insistió.

Agregó que el conflicto de gas entre Moscú y Kiev ya causó grandes pérdidas a Gazprom y a las compañías europeas, pero dijo que más grave es la situación de la gente que vive sin gas y de los sectores económicos que se vieron afectados en algunos países.

"No debemos buscar culpables, sino garantizar el tránsito del gas a Europa", manifestó.

Scaroni respondió que la iniciativa rusa "es una propuesta muy constructiva y un nuevo paso en los intentos emprendidos por restablecer el tránsito de gas".

"Haremos todo lo posible, hay que hacerlo cuanto antes", dijo el jefe de Eni al primer ministro ruso.

En declaraciones posteriores a la prensa rusa, Scaroni dijo que la propuesta rusa "se estudiará con todas las compañías europeas que reciben gas por territorio ucraniano", pues "hay que hacerlo para restablecer los suministros seguros del carburante a Europa".

A tiempo, admitió que el debate de la iniciativa "puede crear muchos problemas" porque "habrá que hallar una solución tanto tecnológica como comercial", al tratarse de "compañías privadas para las que el problema del precio es esencial", según Interfax. "Es difícil adivinar cuál será el resultado del debate, pero debemos hacer todo lo posible", señaló.

Agregó que la nueva crisis de gas entre Rusia y Ucrania y sus consecuencias para Europa demuestran una vez más la necesidad de diversificar las fuentes de suministro y, en particular, de construir gasoductos alternativos a los existentes.

En este contexto, Scaroni subrayó la importancia del proyecto del gasoducto South Stream, que deberá unir Rusia con Bulgaria, donde se bifurcará: su ramal del norte pasará por Serbia, Rumanía, Hungría y Austria, y el del sur lo hará a través de Grecia, con posibilidad de conexión con Italia.

Scaroni calificó de "estratégico" este proyecto, llevado a cabo por Gazprom y Eni para ponerlo en funcionamiento "dentro de varios años", con un coste estimado en unos 10.000 millones de euros.