Multa

Lloyds TSB deberá pagará 350 millones de dólares a EEUU por operar con Irán, Sudán y Libia

El banco británico Lloyds TSB pagará una multa de 350 millones de dólares al Gobierno de Estados Unidos por haber ocultado información sobre los clientes que operaban con particulares o empresas de Irán, Sudán y Libia, violando las sanciones que EEUU tiene sobre estos países.

El Departamento de justicia señaló que entre 1995 y 2007, Lloyds eliminó de sus registros datos de las transferencias que hacían algunos de sus clientes a países sobre los que Estados Unidos tiene sanciones.

En un comunicado emitido el viernes, el Departamento de Justicia señaló que el banco ha admitido su responsabilidad y ha aceptado pagar la multa.

La investigación ha sido llevada a cabo por un tribunal del Estado de Nueva York, por lo que el banco pagará 175 millones al gobierno federal y la misma cantidad para el estado de Nueva York, según indica el diario New York Times.

El banco es acusado de retirar información sobre sus transferencias internacionales que, según asistente del Fiscal General, Matthew Friedrich, "habrían activado la alerta en las instituciones financieras estadounidenses y que habrían llevado a que estos pagos fueran examinados con cuidado".

"Durante más de 12 años, Lloyds facilitó el movimiento anónimo de cientos de millones de dólares de países sancionados por Estados Unidos a través de nuestro sistema financiero", señaló Friedrich.

Después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos intensificó su escrutinio de bancos que pudieran estar moviendo dinero vinculado con terroristas o con regímenes incluidos en la lista de países que apoyan estas prácticas.

Según la documentación presentada en el tribunal, Lloyds eliminó información deliberadamente -como nombres de clientes, nombres de bancos y direcciones- de los mensajes de pago para que las transferencias bancarias no fueran identificadas por los filtros de las instituciones financieras estadounidenses.

Cooperación

En un comunicado, el banco señaló que cooperó plenamente con la investigación y manifestó su compromiso para cumplir con la ley. "Estamos comprometidos con desarrollar nuestro negocio con los niveles más altos de integridad y en cumplimiento de las regulaciones a través de todas nuestras operaciones y hemos tomado una serie de pasos significativos para ampliar nuestros programas de cumplimiento", indicó Lloyds.

Según el "New York Times", Lloyds operó con cerca de 300 millones de dólares en nombre de bancos iraníes entre el 2002 y el 2004 y gestionó 20 millones de dólares en nombre de clientes de un banco sudanés, que acabaron en entidades bancarias estadounidenses.