Energía

Bruselas confía en que el suministro de gas ruso se restablezca en tres días

La intervención de Merkel suaviza la crisis entre Rusia y Ucrania

La Comisión Europea indicó el viernes que espera el restablecimiento del suministro de gas ruso a la UE a través de Ucrania en poco más de 72 horas. Bruselas funda su esperanza en el presunto acuerdo logrado por la presidencia checa de la UE con Rusia para que expertos internacionales verifiquen el flujo de los gasoductos y comprueben que las autoridades ucranianas no substraen el combustible ruso destinado a Europa como asegura el Kremlin.

La gasística ucraniana, Naftogaz, señaló que sólo necesita 36 horas para reenviar el gas a Europa tan pronto como el monopolio ruso Gazprom reanude el suministro. La empresa rusa, por su parte, podría necesitar 30 horas para reiniciar el bombeo, a contar desde el momento en que los equipos de verificación se encuentren sobre el terreno.

El primer equipo, formado por funcionarios de la Comisión Europea y expertos de empresas energéticas europeas, comenzó su labor en Kiev a media tarde del viernes. 'Esto significa', señaló la CE en un comunicado, 'que ya se cumplen las condiciones pactadas por los líderes de la UE, Rusia y Ucrania para el inmediato restablecimiento del suministro a los clientes europeos'.

Ese anuncio coincidía, sin embargo, con la salida del primer ministro checo, Mirek Topolanek, hacia Kiev para intentar cerrar un acuerdo definitivo con las autoridades ucranianas.

Topolanek logró el visto bueno de Moscú la noche del jueves después de telefoneara a la canciller alemana, Angela Merkel, para requerir su mediación. Poco antes, Gazprom había roto las negociaciones en Bruselas porque Ucrania no aceptaba expertos rusos en los equipos de verificación.

La CE, cuya mediación fracasó estrepitosamente el jueves, desconoce los términos pactados por Praga, Berlín y Moscú, pero celebra el acuerdo.

Berlín mantiene una privilegiada relación energética con Moscú. El ex canciller Gerhard Schröder incluso es un alto cargo en la sociedad conjunta de Gazprom y Eon para construir un gasoducto que una Alemania y Rusia por el Báltico sin pasar por Ucrania.